La leyenda del 'Trinche' Carlovich

El Trinche aparece abajo, el primero de derecha a izquierda, en un partido con Colón. | La Nación.

Maradona ya había usado ese truco antes. Eso de decir “sos mejor que yo”. Con la misma falsa humildad siempre que lo hacía. Se lo dijo al salvadoreño Mágico González, el jugador cadista del que ya contamos su historia. Y también a su compatriota El Trinche, un mito del fútbol del que no hay apenas vídeos jugando y al que el mundo del fútbol eleva a la categoría de Cruyff o Pelé. “Pero es que El Trinche era mejor que Maradona”, exclama un argentino en el documental de Informe Robinson que nos acercaba a ese gran desconocido a la audiencia española.

Tomás Felipe Carlovich, conocido como 'el Trinche', murió el 8 de mayo de 2020 en Rosario, a los 74 años, siendo considerado uno de los mejores futbolistas de Argentina. Le robaron su bicicleta cerca de la humilde casa donde pasó toda su vida y cayó al suelo tras forcejear con el asaltante dándose un fuerte golpe en la cabeza. Se quedó inconsciente y sin prórroga. ¿Qué sabemos de él? Que jugó en unos cuantos equipos argentinos como Central Córdoba y Newell’s Old Boys. Y deslumbró en los 70 por su zurda, al igual que los grandes maestros argentinos. También los que lo vieron jugar destacan su regate en corto y su visión de juego, aunque no llegó a jugar en Europa. Apenas hay vídeos en los que se le vea jugar. No era demasiado rápido, pero mantenía una velocidad de crucero anticipándose a cada jugada, con ese gesto burlón de quienes parecen detener el tiempo al tocar el balón. Valdano, Bielsa, Pekerman o Menotti son algunos de los nombres que lo elevan a ese altar.

Estuvo a punto de ir a Francia cuando jugaba en Rosario Central, se cuenta. Pero no se firmó el contrato. Más tarde sonó con fuerza para el Cosmos, en Estados Unidos. Pero allí jugaba Pelé. La leyenda popular dice que el brasileño no quería a nadie cerca que le hiciera sombra. Eran tiempos en el que se entrenaba con unos polos abiertos hasta la pechera, con mangas ajustadas. En el vestuario se cambiaban los pantalones cortos por los vaqueros de campana y directos al bar. El Trinche tenía esa mirada pérdida de los genios. Fíjense en los ojos de Messi. En las pupilas de Marado. Le gustaba pescar. También tomar cañas, aunque no demasiadas. Y se acostumbró a faltar a los entrenamientos en unos años en los que el fútbol daba cada vez más importancia al físico. Se confesaba un tipo solitario.


Junto a Maradona en verano de 2019. | Instagram
Su partido más memorable tuvo lugar contra la selección Argentina en 1974. Formó parte de la convocatoria del equipo rival, formado por jugadores de Rosario Central y Newell’s, además de un único invitado de segunda división. de Central Córdoba. En esa época era habitual este tipo de amistoso. El Trinche era el único de segunda y era ya conocido como la zurda mágica. Sobre el césped, cada vez que el 'Trinche' rozaba la pelota, rugía la grada. En la portada del diario La Tribuna anunciando el partido aparecía él. Ese partido, que debería de ser un paseo para la selección justo antes del mundial de 74 en Alemania, se convirtió en una humillación. 3-1 perdió la selección. Ante 30.000 espectadores, “querés tener la pelota y no se la querés dar a nadie”, se justifica Carlovich en Informe Robinson. Hasta el seleccionador albiceleste le pidió por favor al entrenador rival que lo sacara del partido.

Aldo Poy, uno de los jugadores de la selección, dijo que si ese equipo hubiera ido al campeonato lo hubiera mejor que ellos. En ese equipo se encontraba también Carlos Aimar y Mario Kempes. La leyenda de aquel jugador con nariz de boxeador, patillas y pelo largo no ha parado de crecer. Argentina tan solo clama justicia.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Publicidad