La final que se quedó en el aire

Jugadores del Chapecoense festejando el pase a la fina de la Copa Sudamericana. | Nelson Almeida (AFP)


La ciudad de Medellín iba a albergar el encuentro más importante de la historia de un pequeño club brasileño. El Estadio Atanasio Girardot reuniría a 45.000 gargantas del hemisferio sur americano. El escenario: ida de la final de la Copa Sudamericana. El Atlético Nacional se enfrentaba en el primer asalto contra el Chapecoense. El partido nunca se llegó a jugar. Hace cuatro años los brasileños estaban en la Serie D. Ascenso tras ascenso, llegaron a la primera división en 2014. La temporada pasada cursaron su primera aventura continental. Cayeron en cuartos apeados por el River Plate. El 29 de noviembre escribieron los versos más tristes de su vida.

Un avión Avro Regional Jet 85 tenía que llegar a Medellín pasada las nueve y media de la noche del lunes. En él viajaban 81 personas entre jugadores, cuerpo técnico, directivos, periodistas y tripulación. Momentos antes de aterrizar, el avión perdió el contacto con la torre de control. Se estrelló dejando seis supervivientes. Al lugar del accidente solo se podía acceder a pie. El Chapecoense es ese equipo del que todo el mundo es simpatizante. Pequeño, con poco presupuesto y que llega lejos. Aquí sería el club que cuando se acercan las últimas jornadas nadie quiere que descienda. En Inglaterra tiene su reflejo en el Leicester, último campeón de la Premiere League. El fútbol español también tiene una herida en el accidente del club brasileño. El exjugador de Atlético de Madrid y Mallorca, Cléber Santana, viajaba en el avión que no llegó al aeropuerto de Medellín. Santana aterrizó en el club rojiblanco en 2006. Un año después se marchó cedido al equipo mallorquín. En 2010 volaba de vuelta al Sao Paulo.

Chapecó, de donde emana el nombre del último equipo de Cléber, es un municipio de Santa Catarina. No llega a los 210.000 habitantes. Sus calles principales son anchas con edificios altos y su economía se sustenta en el sector primario y en los servicios. Como en todo Brasil, el fútbol se vive con una pasión desconocida en este lado del Atlántico. La Associçao hizo soñar a un continente entero. Para el recuerdo quedarán las enormes paradas del guardameta Danilo en la vuelta ante San Lorenzo en las semifinales de este año. Cada estirada del portero fueron líneas de historia en las que David seguía venciendo a Goliat. El jugador es uno de los fallecidos en el accidente.

No es la primera vez que Latinoamérica vive en primera persona la pérdida de un avión en el que viajaba un equipo deportivo. Tras entrevistar a los supervivientes del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, Piers Paul Read plasmó en 1974 la historia del equipo de rugby Old Christians en su libro ¡Viven!. «El milagro de los Andes» dista mucho del accidente en Medellín. De los 45 pasajeros del vuelo uruguayo, ocho sobrevivieron a 72 días de travesía y un alud. Los integrantes del equipo tuvieron que comerse a sus compañeros de viaje para hacerlo.

El siglo XX europeo estuvo marcado por un luto constante. En 1958 se volvió a vestir de negro por un equipo de fútbol. El país que inventó el deporte rey perdía a ocho jugadores del Manchester United. Los red devils repostaban en el Munich de la RDA. El club de la ciudad de Ian Curtis venía de ganar al Estrella Roja de Belgrado. El Airspeed Ambassador que realizaba el vuelo 609 tuvo problemas al despegar y acabó estrellándose. Murieron 23 personas, ocho de ellas jugadores de fútbol. La liga seguía y el United tenía que ser recompuesto. Bobby Charlton fue la figura elegida sobre la que proyectar un equipo que días después volvería a ganar por tres goles a cero al Sheffield Wednesday.

Alan Ruschel, Hélio Neto y Jakson Follman son los nombres de los supervivientes del club brasileño. El nuevo Chapecoense resurgirá como el ave fénix del espíritu de los tres. El próximo partido del club de Chapecó es una incógnita. Debía jugar el encuentro de ida de la final de la Copa Sudamericana mañana contra el Atlético Nacional, el día 4 contra el Atlético Mineiro y la vuelta contra los colombianos el día 8. Los tres han sido aplazados. Los de Medellín han pedido que el Chapecoense sea declarado campeón del torneo este año.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad