Los pobres, los locos: Juergas Rock 2016

“Intentamos transmitir que quiénes estamos detrás de los escenarios, las confirmaciones, o las redes sociales, somos personas, no ordenadores. Queremos que quienes disfruten del festival lo hagan sintiéndose parte de él”, comenta Antonio Alcaraz, uno de los organizadores del Juergas Rock. Un proyecto en el que trabaja junto a su compañero Alex Molina, ambos pertenecientes a la joven productora almeriense A La Carga Producciones; y José Carlos Fortes, el propulsor de una cita que tuvo como embrión una edición en Fines, lejos de la playa. Ninguno llega a los 40 años. Son los responsables de que en tres semanas Adra sea sede de una batalla gramsciana por la hegemonía cultural. La brisa del mediterráneo lleva al municipio abderitano la cuarta edición del The Juergas Rock Fest, el de los pobres y los locos.

Entre el 4 y el 6 de agosto, a cincuenta metros de la costa mediterránea, se levantará un escenario que cumplirá tres años convirtiendo a Adra en capital del punk y rock nacional. El Juergas se presenta este agosto estrenando el formato de tres días de festival. En 2014 el cartel abarcó dos jornadas. Para 2015, se incluyó una fiesta de bienvenida gratuita. En este 2016 no hay tiempo para los prolegómenos: a saco desde las 19 horas del jueves.



Cartel de macro...
Los ingleses The Adicts, una apuesta por el sonido punk, los americanos Molotov y La Vela Puerca, dos grupos ‘juerguistas’ por antonomasia, encabezan el cartel internacional de un Juergas que el pasado 2015 contó con asistentes llegados desde Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda, Italia o Portugal. El pasado verano se registraron 20.000 pases totales al festival; esto es una media de cerca de 7.000 asistentes por día. Una cifra que bien contrasta con los 4.000 que se registraron en Adra en 2014, y mucho más con los 1.000 de Fines en 2013.

Bandas extranjeras aparte, el abderitano se muestra al panorama musical nacional como un cartel de primer nivel, y no solo por grupos como Los Suaves, Muchachito, Boikot, SA, Los Gatillazo de Evaristo Páramos, Lendakaris Muertos, Narco u Hora Zulú. En el escenario se combinarán los ya históricos nombres con grupos, más o menos expertos pero igual de jóvenes, que están llamados a tomar el relevo de sus mayores. La Raíz, cabeza visible de la nueva generación, ha hecho de ‘sold out’ su apellido en la gira presentación del álbum Entre poetas y Presos -con el que ha batido el record de asistencia a un concierto en el Viñarock. Una nueva generación: la del ‘sorpasso’ cordial. La mejor hora del sábado está reservada para ellos.

Embarcados en este nuevo soplo fresco de la música nacional, junto a La Raíz desde Valencia llegarán a Adra los ritmos techno-rap en valenciá de Zoo –con todas las papeletas para cerrar el evento- y las notas reivindicativas de todo lo legítimamente reivindicable, feminismo al frente, de Mafalda. Unos de los platos fuertes, consagrado ya como uno de los referentes del rock más puro, será Desakato, hoy en el top del punk-rock español gracias a un estilo propio forjado en los ratos libres en los que no estaban subidos al tejado de un caserío asturiano, martillo en mano, para transformar un antiguo almacén en su actual local de ensayo. El rock seguirá sonando con Ciclonautas; mientras el punk tendrá su continuidad con los Envidia Kotxina. Los granadinos de Sonido Vegetal, con su autodenominado punk gitano y grandes dosis de ska, compartirán cercanía de ritmos con los húngaros Bohemian Betyars. Con similares ideales se subirá al escenario A Sako Pako, ganador del concurso de bandas en las votaciones del público. También pisarán tierras almerienses The Buyakers, triunfadores del concurso en las votaciones de un jurado compuesto por medios, promotoras y profesionales relacionados con la industria musical. Cerca de doscientas bandas en competición magnifican la hazaña. Como alternativas a la línea general del festival destacan el indie de La M.O.D.A., uno de los grupos del momento, y el reggae de Morodo y sus Okoumé Lions.

Saldrá el sol y se apagará la música. Cuando más alto brille, volverá a sonar. A partir de las 12 de la mañana de viernes y sábado los focos se centrarán en el ‘Ac(g)ústico’: un formato donde el púbico sentirá cerca a sus músicos en un escenario alternativo donde Kutxi Romero, totalmente recuperado de las dolencias que le hicieron suspender media gira, Poncho K, El Niño de la Hipoteca y La Vallekana Sound System llegarán a los corazones de los juerguistas con sus voces más íntimas. Para esta edición, además, se ha reforzado la sombra que tanto escaseó en 2015, cuando músicos y oyentes estrecharon las distancias para refugiarse del sol. El ac(g)ústico sonará hasta primera hora de la tarde. A partir de las 17 horas, la música pasará al macrorrecinto.

Son muchos los grupos que no se estrenan en Almería. Especial mención merecen los Gatillazo, presentes en todas las ediciones del The Juergas Rock, y que este agosto están de gira de presentación de su Cómo convertirse en nada, mientras que en la Complutense hay quiénes piden un Honoris Causa para Evaristo por su habilidad para retratar en sus letras la historia reciente de España. Por otro lado, para Poncho K y El Niño de la Hipoteca no será la primera visita del año a tierras almerienses. En la planta baja del Rayuela Bar, en pleno centro almeriense, ambos músicos demostraron cuánto podían dar de sí en formato acústico. Fichados. Idéntica historia cuentan Sonido Vegetal y Ciclonautas, que ya estuvieron en la capital tocando en Madchester Club.

...E interacción de micro
Uno de los puntos fuertes del evento abderitano se vive tras los escenarios. El Juergas ha conseguido socializarse hasta tal punto de que cualquier asistente se siente partícipe de su éxito. El ‘juerguismo’, como el ‘cholismo’, tiene cantera. Un montaje de Matías Prats apelando a la interacción advertía las intenciones. “Te estamos buscando, juerguista”, alientan en redes sociales. La respuesta, inmejorable. Surgieron relaciones públicas, voluntarios y organizadores de fiestas de presentación por todo el mapa. Esta semana, el almeriense Bella Ciao fue sede de una de las últimas juergas prefestival. Los eventos se repitieron a lo largo de todo el territorio nacional con veladas en Barcelona, Almuñécar, Madrid, Valencia, Granada, Málaga o distintos pueblos de la provincia de Almería. Lo dicho, el ‘juerguismo’.

Reparto por días
Jueves: Boikot, Narco, Hora Zulú, La M.O.D.A., Bohemian Betyars, Ciclonautas y A Sako Pako.

Escenario Ac(g)ústico viernes: El Niño de la Hipoteca y La Vallekana Soundsystem
Viernes: The Adicts, Molotov, S.A., Gatillazo, La Vela Puerca, The Buyakers, Envidia Kotxina y Sonido Vegetal.

Escenario Ac(g)ústico sábado: Kutxi Romero y Poncho K.
Sábado: La Raíz, Los Suaves, Muchachito, Morodo, Lendakaris Muertos, Desakato, Zoo y Mafalda.

¿Qué paso con los Misfits?
Todos los caminos llegan a Roma de la misma forma que todos los años llegan a agosto. Viajar a Roma a pie no es tarea sencilla; tampoco lo es para el Juergas llegar a agosto. “Emergency Family” como asunto en la bandeja de entrada del e-mail de producción. Alarma, y Molotov en el recuerdo. Los mejicanos fueron los grandes ausentes del Juergas 2015 al cancelar su gira europea con el festival a la vuelta de la esquina. La historia se repetía. Los Misfits, cabeza de cartel este 2016, anunciaban la cancelación de su gira europea alegando una emergencia familiar de uno de los miembros del grupo. Los americanos no pisarán Italia, Bulgaria, Polonia, Rumanía, ni Adra. Aún se espera el comunicado oficial en su página web. Molotov hoy es cabeza del cartel de este agosto.


Sombras y mejoras en la zona de acampada
La falta de Molotov no empañó entonces un evento que creó afición. Una zona de acampada tan amplia como desprovista de sombra ha sido un comedero de coco desde septiembre. El sol –si nos olvidamos de los impuestos del Partido Popular- es gratuito; la sombra, mal que nos pese, no. Para este festival habrá dos zonas de acampada. Una, la gratuita, desprovista de sombras. Otra, con precios de 24€ por parcela para dos personas, escondida de Helios. Este espacio, denominado ‘Villa Juergas’, contará con seguridad reforzada, mientras que en el resto del terreno anexo al recinto de conciertos, a escasos metros de la playa, la acampada seguirá siendo –franquismo sociológico aparte- una, grande y libre.

Su proximidad a la playa hace de este tipo de eventos un riesgo para la biodiversidad y la riqueza natural de un municipio costero como es Adra. Conscientes de ello, y de lo que ya han sufrido las playas andaluzas con algún que otro macrofestival, Ecoembes estará en el municipio abderitano concienciando y ayudando al reciclaje. Si el resultado es similar al de hace doce meses, será otro éxito; más aún si tenemos en cuenta que vivimos en un país que se queja por no poder utilizar camping gas en un parque natural.




Impacto económico
Cuatro años después, organizar un macroevento sigue sin ser sencillo. Cuatro años después, es un poco más fácil. Adra quiere Juergas y Almería quiere Juergas. Las instituciones, que ideológicamente tan poco tienen que ver con las letras que encantan su pueblo durante tres días, quieren Juergas. Porque el pueblo está enamorado. Según estimaciones realizadas por la organización basadas en estudios publicados por la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, el Juergas Rock 2015 generó un impacto de 487.500 euros en el municipio abderitano y la comarca del Poniente almeriense. Unos datos que se complementan con los 137 puestos de trabajo directos y los 280 indirectos que creó la cita el pasado agosto.

Entradas y viajes
Las entradas tienen un coste de 40 euros más gastos de gestión y pueden adquirirse tanto online, a través de la web oficial, como físicamente en puntos de venta repartidos por las provincias de Almería y Granada, o las ciudades de Cádiz, Jerez de la Frontera, Sevilla, Málaga, Murcia, Madrid, Valencia o cualquier oficina de Correos. Además, habrá entradas por día.

Por otra parte, hay viajes organizados en bus desde todas las capitales de provincia andaluzas, a excepción de Huelva, Murcia, Lorca, Archina, Valencia y Gandía. Otra opción llega vía tren, donde los juerguistas obtienen un 30% de descuento en su desplazamiento a Almería.

Como casi dice el cancionero popular: “A la juerga, ¡compañero!”.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad