Amarna Miller: ''El porno no es la máxima expresión del machismo''


Fotografías | Mitad Doble

Votó de manera presencial el pasado 26J aunque llevase 10 meses viviendo con los yankees. Se le mezclan palabras anglosajonas en su discurso político y en relato de las vivencias que la hacen una. Amarna Miller (Madrid, 1990) niega que exista un fenómeno con su nombre, pero llegar a España y que no le paren de llover ofertas de entrevistas y no deje de dar charlas allá donde va le quitan la razón. Se define como “culo inquieto”. Tiene claro que ella es lo que le gusta. Muchos la conocerán de las páginas porno más consumidas en nuestro país, otros por apoyar a Podemos y posar para Mongolia. Para bien o para mal, se dejó seducir por la idea de que la entrevistásemos.

Kiko Amat le explicó que siempre pregunta por la infacia a sus entrevistados. ¿Cómo imagina sus últimos días?
Siempre he querido comprarme una cabin in the Woods (una cabaña) y estar un poco a mi aire alejada de la sociedad. Tampoco me gusta hacer planes tan a largo plazo porque siempre acabas rompiéndolos.

Fue fotógrafa en el Bernabéu.
Hacía fotos en el tour del estadio. Fotos con la Copa de Europa, con un croma con los jugadores. Era un trabajo de fin de semana, no me gustaba demasiado pero me daba dinerillo.

Siempre se le pregunta por libros en la entrevistas. ¿Qué música escucha Amarna Miller?
Soy una hippyosa. Escucho mogollón de música de los 60 y 70. Me gusta mucho Janis Joplin, Grateful Dead, Credance Clearwater, Joe Cocker. Escucho oldisc más que otra cosa. De un tiempo a esta parte, y porque mi chico escucha mogollón de música indie y alternativa, le estoy dando mucho a Tame Impala, Caribou y cosas algo más modernillas.

¿Cómo le sentó cuando Risto le preguntó la diferencia entre una actriz porno y una prostituta?
Estoy bastante acostumbrada. Los estereotipos que tiene la gente sobre esta industria son A, B y C. Es más desinformación. No me sentó mal. Contesté lo que contesto siempre: que no es la misma profesión.

Sus inicios en la pornografía parten de hacer fotos a sus amigas. ¿Cómo mantiene esas amistades?
Siempre he sido un culo inquieto. Desde que dejé la universidad no he parado en un mismo país dos meses seguidos. Todos mis amigos me conocen en la distancia. Pueden contar conmigo a través de internet o de medios informáticos, pero nunca he estado en persona. Me gusta mucho moverme y viajar.

De hecho una de sus mayores aficiones es viajar. ¿Dónde ha estado últimamente?
Desde hace dos semanas llevo haciendo un viaje por toda España que empecé en Madrid. De allí a Barcelona donde alquilamos un coche, Valencia y ahora aquí en Málaga. Pasado mañana hacemos el caminito del Rey. Aparte de eso me hice desde Los Ángeles a Nueva Orleans en una furgoneta que me he comprado que tiene la cara de Jimmy Hendrix pintada en un lado.

En España estoy a tope de entrevistas: di una charla en la universidad de Valencia, en el Centro Octubre, una presentación de mi libro, cosas en Barcelona. Aprovecho mi tour por España para poder patrocinarme un poco más aquí.
  
¿Cómo lleva el ‘fenómeno’ Amarna Miller’?
No pienso que exista un fenómeno así, aunque desde que he llegado me reconocen mucho por la calle. Me estoy acostumbrando. Me siento halagada porque no me creo que haya gente que esté siguiendo mi trabajo, no ya como actriz, sino a nivel personal. Por otra parte sí es cierto que cuando mucha gente me requiere doy tanta energía para agradar a todo el mundo que no me queda energía para mí. Después de actos públicos con mucha gente tengo muchas ganas de estar sola durante una semana. El otro día, después de llenar el aula magna de la Universidad de Valencia, tuvimos fotos y autógrafos uno detrás de otro, y aunque me gusta y me hace ilusión, tienes que estar pendiente de todo el mundo y cuando acaba es como ‘necesito desaparecer durante unos cuantos días’.

¿Cómo le sentaron las reacciones de mujeres del PSOE cuando dio la charla sobre feminismo y porno?
Abolicionistas hay en todos lados, y dentro del feminismo hay muchas ramas que no son ‘prosex’. Como yo me lo planteo es que tenemos que estar en comunión, compartir ideas y armar un debate de forma constructiva. No me gusta cuando me empiezan a atacar, como pasó con ciertas diputadas del partido socialista. Entraron en un estilo de conversación bastante agresivo, aunque si no coincidimos en opiniones siempre me parece bien mantener una conversación.

¿No se contradice su mensaje con participar en rodajes como los de Public Agent o Fake Taxi?
Vivimos en una sociedad heteropatriarcal, y nuestras fantasías son reflejo de esa sociedad, por lo tanto tiene sentido que nuestras fantasías tengan un componente heteropatriarcal. A mí, como feminista, me supuso un problema cuando entré en el porno, el hecho de que me atrajese hacer ciertas escenas que en un primer momento no son feministas. Entonces es cuando te planteas hasta qué punto es labor del feminismo controlar o modificar tu deseo. Aquí es donde difiero con varias ramas del feminismo. Pienso que el deseo no se puede castrar, porque si lo castras llegas a las frustraciones. No es ese un objetivo del feminismo, aunque hay feministas que opinan que si tienes deseos heteropatriarcales debes modificarlos. Yo creo que no. Me gusta disfrutar de mi vida, de mi cuerpo y de mi sexualidad de manera libre. Si los deseos que yo tengo tienen un componente en el cual el hombre tiene un rol de poder ¿por qué no voy a disfrutarlo? Más cuando lo hago bajo mi libre albedrío. La libertad sexual es un terreno que todavía ls mujeres tenemos que reconquistar en el siglo XXI. Durante cientos de años se nos ha dicho cómo tenemos que amar, desear o compartir nuestra sexualidad. Es mi cuerpo y yo hago lo que quiero con él, así es como me planteo mi trabajo. Entiendo que este discurso no congenia con todas las ramas del feminismo, no siempre llueve a gusto de todos. También comprendo el otro discurso porque me lo he planteado, pero aplicándolo a mi vida veo que me reprimiría.

Yo no voy a ver el fin del patriarcado así que lo que intento es representar unas fantasías heteropatriarcales de la manera más responsable y ética que puedo. No me siento orgullosa de todas las escenas que he rodado, como en cualquier trabajo. El 100% de mis escenas no son la leche. Las de Fake Taxi y las de Fake Agent no me hacen especial gracia cuando las mencionan.

Siempre se habla de lo sórdido. ¿Cuál es la parte buena del porno?
Para mí la mejor parte de mi trabajo es la libertad. Soy yo la que me organizo las escenas y qué días trabajo. Puedo trabajar durante dos meses seguidos y luego irme de viaje a Australia si me apetece. Me ofrece una libertad económica, temporal y geográfica. Esa es la mejor parte de ser actriz porno.

Viendo que tiene una carrera, ¿el trabajo físico no le hastía?
En realidad hago un mogollón de cosas, pero es verdad que el porno es por lo que más se me conoce. Sobre todo escribo. El año pasado se presentó mi primer libro, colaboro con revistas, en unos meses ruedo mi primera película convencional. Hay muchas parcelas de mi vida en la que desarrollo una faceta más intelectual que igual dentro del porno no se ve tanto.

¿Qué otros proyectos tiene ahora?
La escritura es la principal. Colaboro con Vice, PlayGround, JotDown, Primera Línea… Si todo va bien, en lo que queda de año presento mi próximo libro. Detrás de las cámaras sigo haciendo mis pinitos, tanto en fotografía como en dirección.

¿La vida sexual privada de una actriz porno puede llegar a aburrir a una misma?
Para nada, eso es un estereotipo muy grande. El porno es muy hipócrita. Es muy aperturista para algunas prácticas dentro de la industria pero que no lo son fuera. En el porno no encuentras escenas bisexuales en la que los chicos se enrollen entre sí. Encuentras BDSM o lluvia dorada como nichos de mercado estigmatizados de una forma patológica. El BDSM aquí tiene la etiqueta de sexo bizarro. Cuando defines algo como bizarro lo asumes como tal cuando lo consumes y lo realizas. El porno en realidad tiene normativizado prácticas como el gangbang o las dobles penetraciones que no son normales detrás de las cámaras, y en cambio estigmatiza otras que yo considero más normativas. Así que no, la falta de creatividad la noto más dentro de mi trabajo que fuera de ella.

¿Qué percepción hay de Public Disgrace dentro de la industria? ¿Cuáles son los límites legales del porno?
Es parte de Kink.com. A mí me parece maravillosa, creo que es de las mejores productoras que hay. A nivel de ética detrás de las cámaras son impresionantes. Llegas allí y te dan un formulario con todas las prácticas que podrías realizar, y tú marcas del uno a diez los ‘sí-sí’, que es casi un por favor, y los absolutamente no. Y tienes cualquier cosa agresiva que te puedas imaginar.

El límite legal depende del país. El año pasado, en UK, prohibieron los squirtings en las películas porque la chica no puede hacer pis al chico en la boca. No saben diferenciar lo que es orina de los que es squirting, así que lo prohíben. Leyes así hay miles. En Francia no puedes grabar si no es con condón. Para mí lo más extremo es que te puedan meter en la cárcel por grabar porno.

¿Cómo regularía su trabajo?
Lo primero es que se empiece a considerar como un trabajo y no como el máximo exponente de la violencia machista, como dice IU. Necesitamos asociaciones dentro del sector. Y esto debemos organizarlo nosotros, no esperar a que lo haga el gobierno. Tenemos que hablar desde un punto más institucional. Lo primero que haría sería crear convenios colectivos, poner leyes sobre qué se puede y que no se puede hacer en los rodajes. Protección legal, gabinetes de abogados, incluso un seguro que nos cubriese las pruebas de ETS. Una base como la de Estados Unidos con todos los actores y actrices, que se renueve cada 14 días, y que si sale una enfermedad en cualquier punto del país se paren todos los rodajes. Allí si se te pasa un día el hacerte las pruebas no ruedas con nadie, y si lo intentas te vetan. Aquí es como “bueno, no pasa nada, se le ha pasado sólo un día”.

El problema aquí es que no existe ningún organismo al que reclamar cuando violan tus derechos. En EE.UU. hay tres asociaciones de actores porno importantes. Yo estoy en APAC (Adult Permorfer Advocacy Committee, en sus siglas en inglés). Imagina que hay un caso de sida, pues ellos son los primeros en mandarte un mensaje avisándote. Si pasa eso, todo queda paralizado hasta que esa persona no se haga un segundo test y se demuestre que es un falso positivo o no. Ese nivel de organización es maravilloso, y aquí no lo tenemos. También porque aquí no hemos tenido disgustos gordos como allí.

¿Es viable crear un sindicato?
Viable lo es, pero hay que dar muchos pasos antes. Lo primero es la asociación. Cuando consigamos que haya cuatro personas que se pongan de acuerdo podremos pensar en algo más grande.

¿Esta actitud política que se presupone ahora la tiene desde siempre?
Siempre he sido bastante revolucionaria, me ha gustado quejarme de lo que no me gusta y apoyar las cosas que creo justas. Siempre he sido muy toca pelotas. Lo que pasa es que ahora como soy un personaje más público se me escucha más cuando me quejo.

No pienso que España esté preparada para meter a una actriz porno en política, aunque me encantaría. Me refiero a una candidatura seria, no solo el ser un nombre conocido. Pero si me gustaría que fuese posible el que me pudiese presentar a algo más realista.


2 comentarios:

  1. pues con tantas elecciones que hay en España de repente si terminan por elegir a una actriz porno

    ResponderEliminar
  2. Y encima se autoproclama feminista.... lo que hay que ver! Ninguna feminista pondría el culo en pompa para que la penetren y los machirulos se lo gozen viéndolo. Luego dice que por haber crecido en una sociedad heteropatriarcal es normal que nos exciten escenas machistas y heteroatriarcales... pues chica esto no es feminismo!! El cometido del feminismo es precisamente hacer que nos preguntemos por qué nos gusta lo que nos gusta y cómo se ha llegado a esta construcción y, si acaso, deconstruirla para llegar a algo más igualitario, pero no justamente ir fomentando lo que luego dices que luchas en contra.

    ResponderEliminar

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad