The Parrots: ''Los que hacen trap son más punkies que los que hacen rock and roll y punk en España''

Fotografías | Francisco Manuel Mancera
Quedé con Pablo de Perro Mojado para ir a la IV edición del festival Al Andalus de Pizarra, un pueblo del interior de Málaga no lejos de la capital - este año Scandinavia, Hi Corea!, Juventud Juché y The Parrots cerraban la mejor edición hasta la fecha. Le escribí por la mañana cuando sonó el despertador para decirle de ir más tarde porque ni podía con mi cuerpo ni tampoco con mi alma tan temprano; al levantarme un par de horas después, las impuntualidades de un sábado por la mañana se sincronizaron y vi un mensaje suyo diciéndome lo mismo, que el viernes le había superado igual que a mí. Él llegaba de Granada antes de las cuatro e hicimos tiempo hasta las cinco de la tarde bebiendo cerveza en la estación antes de coger el bus hacia Pizarra, localidad vecina a su pueblo natal. De camino le dimos un repaso a las filologías, a la industria de la música local y nacional, a los Morlocks, a The Reatards, a Erwin Flores y a las aventuras que nos someten nuestros respectivos grupos. La semana anterior él había tenido la última con Perro Mojado cuando tocaron con The Parrots en Granada, de quienes ya era colega - los años que me saca de ventaja parece haberlos invertido en hacer buenos amigos de la escena del garage. A pesar de que la organización me diese el visto bueno, su compañía me hizo acceder con mayor facilidad a poder conocerles y pasar un rato con ellos.

Nada más llegar a la plaza donde el evento tenía lugar comenzamos a saludar a gente hasta llegar a los madrileños que parecieron familiares desde primer momento. Justo se fueron a la pensión para descansar - decían haber dormido tres o cuatro horas la noche anterior. Al cabo de un rato, Pablo y yo fuimos a buscarlos a su habitación: Diego, voz y guitarra del trío, nos recibió con una camiseta de Hooters, su pelo alborotado más de lo normal y en calzoncillos; los pies de Álex o de Larry asomaban al otro extremo de la habitación oscura. Diego, Pablo y yo nos fuimos a ver a Juventud Juché. El técnico no les hizo justicia pero aún así no tuvieron reparo en descargar todo su repertorio de una sentada. Llegaron Larry (batería), Álex (bajo y guitarra) y su roadie a mitad del concierto; al acabar fue cuando subimos todos a los camerinos improvisados de la Casa de la Cultura de Pizarra. Se encendían un cigarro tras otro entre cerveza y cerveza. Álex estaba distraído, miraba el móvil, se estiraba en el sofá; Larry estaba a mi derecha, parecía el más tímido pero estaba atento a la conversación. Diego no tuvo ningún problema en decir algo por cada pregunta y extenderse en sus respuestas a pesar de los escasos veinte minutos que quedaban para empezar su concierto.


Salta a la vista, pero siempre os habéis definido como un grupo puramente de garage con influencias directas del surf, pero cuando subís al escenario montáis una fiesta y las etiquetas se os quedan cortas, ¿alguna otra etiqueta más allá de lo musical?
Álex: Rap cristiano.

Larry: Rap cristiano... hacía tiempo que no decíamos rap cristiano.

Diego: Rap cristiano siempre a muerte. ¡Y gracias por decir lo del directo, tío!

Á: Nah, bueno, las etiquetas... las de El Corte Inglés siempre. (Risas)

¿Cómo accedisteis a trabajar con Dan Hammond? Vuestro primer trabajo lo grabasteis con él y es un productor de prestigio.
D: Era compañero mío de clase. Y ya está. Un día le dije que queríamos grabar una maqueta y nos dijo "¡venga! Yo trabajo en un estudio de puta madre, os hago un precio guay" y lo hicimos con él, súper rápido y muy bien, de puta madre.

Últimamente siempre repetís con Paco Loco, ¿cómo creéis que ha influido en vosotros? Vuestro sonido parece más veraniego desde que grabáis con él.
L: Paco ya es amigo. Estamos allí en Cádiz con el solecito y esas cosas.

D: Con Paco hemos tenido la oportunidad de utilizar un estudio como se tiene que utilizar, en plan de ir allí, tocar y divertirte de verdad. Cuando hicimos la primera maqueta con Dan la verdad es que era algo que ya teníamos muy hecho.

Á: Claro, lo llevábamos hecho, lo hicimos y nos fuimos. Con Paco es distinto, llegamos al estudio con unas ideas, evolucionan y al final hay cierta convivencia.

Más allá ser los Almighty Defenders españoles y ser fieles al género, ¿qué otra música escucháis o pensáis que os influencia? Por ejemplo: qué ponéis en el coche, qué escucháis cuando estáis solos...
D: Aquí cada uno escuchamos muchas cosas distintas, la verdad, de todo un poco. Aunque últimamente le estamos dando mucho al trap y cosas así, nos gusta mucho.

L: Sí, el nuevo trap español, ahora está pegando fuerte.

D: Aparte de los Black Lips y de cosas así. Escuchamos un montón de grupos, desde Suicide hasta otros del estilo que escuchamos a muerte.

Á: Siniestro Total y Elvis.

L: Y cumbia, un poquito de cumbia, ¿no? Álex no para con la cumbia.

¿Te flipa la cumbia?
Á: Sí, estoy con la cumbia peruana ahora, luego me pasaré a la argentina. (Risas)

L: ¡Y a la brasileña!

Ya me habéis dado la respuesta, pero pensaba preguntaros por el trap, ¿qué opináis de PXXR GVNG o C. Tangana?
D: A mí antes me gustaba mucho C. Tangana cuando hacía cosas con Agorazein; Crema ya me gustó menos. Pero de la escena que está saliendo ahora me quedo con Pimp Flaco, Kinder Malo, el Cecilio que es un máquina a muerte, Los Pobres que son otros máquinas que te cagas también, Pedrito Ladroga... A nosotros nos molan mucho porque son muy punkies tío. Son más punkies que la mitad de la gente que hace rock and roll y punk en España.

Me acabas de dar el titular. (Risas)
D: ¡Debuti tío! Es que el Cecilio es punky negro.

En 2013 pegasteis el pelotazo: finalistas de Proyecto Demo, ganadores del Converse Make Music, el primer FIB... Desde entonces ha subido la espuma y habéis girado por todo el mundo hasta cruzar el charco, ¿cómo os ha sentado esa experiencia en lo musical y en lo personal?, ¿qué os diferencia ahora de los primeros Parrots de 2008?
L: Pues hemos crecido musicalmente, hemos tenido más historias cada uno en su vida y eso hace que, por ejemplo, Diego escriba cosas diferentes y en general que cada uno haga música distinta. Y eso, básicamente es lo que te pasa con todo en la vida.

D: También hemos tocado muchísimo más y eso te ayuda mucho. O sea, creo que ahora hacemos lo que en 2013 queríamos hacer: estamos en ese punto en el que los objetivos que teníamos en aquella época, a nivel de conciertos, canciones y tal, los estamos cumpliendo ahora, entonces está bastante guay.

¿Dónde os han tratado mejor?
L: Pizarra. (Risas)

Á: México.

D: En México D. F. nos trataron de puta madre; en Costa Rica también, excepto porque son costarricenses. Pero tuve la oportunidad de sentarme en una silla donde tomó el desayuno Kennedy.

L: En el Basque Country también.

D: La verdad es que hemos tenido mucha suerte y nos han tratado muy bien en casi todos los sitios a los que hemos ido.

Con todo el contacto que habéis tenido con la escena extranjera, ¿qué diferencia le veis con respecto a la nacional?
D: La movida es que en países como en Inglaterra hasta en la ciudad más pequeña, equiparable a algo rollo Soria, hay conciertos todas las semanas tío, y la gente va a conciertos, paga su entrada, bebe durante los conciertos... Eso genera que haya una necesidad de esa industria. Esa es la única diferencia que veo. Hay muchos grupos fuera, pero es que ahora en Madrid, que es lo que yo conozco, hay un montón de grupos también y está empezando a valorarse un poco de esa manera. Creo que cuando nosotros empezamos a hacer música en Madrid se valoraba mucho más la escena de club y ahora la gente está volviendo a ir a los conciertos a tope y cosas así, masivamente. Antes era todo un poco más nicho y ahora los jóvenes están volviendo a decir "pues antes de ir a la discoteca, me voy a un concierto".

Básicamente sois carne de festival y allá donde tocáis acabáis liando el taco en vuestro show, ¿os sentís cómodos cerrando festivales de madrugada?
D: ¡Ojalá! (Risas) Bueno, en realidad a esa hora es muy tarde y a nosotros nos gusta pasárnoslo bien también como a los demás.

L: Un poquito más pronto... A las once o doce es lo mejor.

En el pasado BBK acabasteis a las a las tres de la mañana...
D: A mí me gustó ese concierto. Es de los más bonitos que hemos dado.

Á: El problema de tocar a las tres de la mañana es que antes de subirte al escenario ya has vomitado, te ha pasado de todo... (Risas)

¿Algún concierto que penséis que hubiera sido mejor no haber dado?
D: ¡Ese de Segovia, loco, en el que yo me dormí! El año pasado nos llevaron a tocar a un pueblo de Segovia con Biznaga y antes del concierto me quedé dormido, estaba jodidísimo, habíamos llegado de Pamplona o por ahí después de una fiesta loquísima en una gira con Shannon And The Clams y nos tocó dar ese concierto. Por lo menos, yo, de ese es de los que más me arrepiento, de verdad, estaba jodidísimo, fatal, me quedaba dormido sobre el escenario.

Á: Pero no nos arrepentimos.

D: No, no, arrepentirnos de nada en realidad.

Como antes comentábamos, la situación de la industria en España no es la mejor, ¿qué explicación le dais a esos grupos que nadie conoce y de un día para otro salen, sus discos están en todas las tiendas y su nombre en todos los carteles de festivales? A diferencia de estos grupos, los que sabemos de vosotros os reconocemos una constancia porque os hemos visto crecer desde aquel Proyecto Demo de 2013, así que no es el caso.
D: Depende de qué grupo. 

Á: Para gustos los colores. No hay una fórmula escrita, hay gente que a lo mejor tiene más o menos suerte y ya está.

D: A Perro, los de Murcia, les ha ido muy bien. Aquí en España es raro eso. Izal se debe a una campaña de mercadotecnia increíble, Perro no creo. De Izal recuerdo campañas súper intrusivas en Facebook, mes tras mes eran la contraportada de Mondosonoro sin conocerles de nada nadie. Guay por ellos, pero yo no los escucho.

Hay grupos y artistas que se meten en temas políticos a través de su música. Por ahora en lo musical pasáis del mensaje político y es totalmente lícito, aún así, ¿qué opináis de esto?
D: Yo creo que no sudamos de eso, simplemente...

Á: Ya se habla suficiente de política. (Risas)

D: Claro tío. Yo ya hablo demasiado fuera, soy un rallado fuera como para tener que decir más.

L: Yo no tengo tele en mi casa, ¿sabes? Por eso mismo, para no ver la política, la publicidad y esas cosas.

Á: Está bien estar enterado y ser consciente de todo lo que pasa, pero está claro que nuestro mensaje no es nada político.

L: Nunca nos ha interesado hablar de eso.

D: Todo mensaje es político.

Á: Pffff... (Risas)

L: ¡Otro titular! (Risas)

D: Cualquier punto de vista implica ideas políticas y puede que nosotros no seamos explícitos en cuanto a hacer una canción para reivindicar tal, pero yo creo que vivimos en el mundo que vivimos y todo acaba siendo un reflejo de ese mundo. También nosotros hablamos de cosas que nos han pasado...

L: De maneras de vivir...

D: De cómo se vive o cómo nos gustaría que se viviese y no tiene que tener etiquetas ni nada. Hay mucha gente que te invita a sentarte en el sofá y ver la tele escuchando su música y nosotros no creo que tampoco seamos así.


Se os reconoce tener contacto con bandas como HINDS o Los Nastys, ¿de qué otras bandas sois colegas y en qué otras veis el relevo generacional?
D: ¿El relevo? ¡Dios! El relevo está difícil todavía, eh.

Á: Creo que todavía no somos tan mayores. (Risas)

D: Esos grupos que has dicho la verdad es que están ahí...

L: Los Baywaves.

Á: Sí, los Baywaves que son de Madrid o los Saurs que son de Barcelona.

L: Son buenos chavales y somos coleguitas.

Á: Tendrán cuatro o cinco años menos que nosotros pero estamos en la misma generación.

D: Sen Senra hace una música muy buena.

Siempre habéis dicho que el surf es uno de los ingredientes en vuestra música porque os encantaría tener playa en Madrid. Habéis bajado muy poco por el sur y hoy os estrenáis en Málaga, ¿cómo afrontáis tocar aquí y que sea en un pueblo de interior?
L: ¡Exacto! Tócate los cojones. Aún así es muy bonito y la gente te trata muy bien. Yo no necesito playa si hay gente bonita.

D: Yo es que creo que en Madrid somos una generación de envidiosos totales y nos gusta todo, nos encanta todo, ¡somos viciosos en Madrid! Y entonces lo queremos tener todo. Grabamos un videoclip en la playa porque tocamos en el camping El Camaleón de Caños de la Frontera...

Á: ¿Caños de la Frontera? (Risas)

D: ¡Uy, Caños de Meca! Y yo qué sé, es un sitio guay y aprovechamos que estábamos cerca de Bolonia, las putas mejores playas de España.

¿Alguna anécdota para terminar? Con tanto viajar, ¿qué es lo más loco que os ha pasado?
D: ¡México suele ser un sitio genial para eso!

L: ¡No, no, Álex tiene una! (Risas)

Á: Iba a decir Burdeos.

L: Tal vez era muy personal. (Risas)

Á: Burdeos probablemente fuera el sitio en el que más nos hayan escupido en la vida: se había parado la música porque la gente estaba loquísima tirando cosas, arrancando los cables, gente subiéndose borracha al escenario cogiéndonos los micros...

L: Tirándose sobre la batería...

Á: Y cuando acabó el concierto nos dimos cuenta que habían hecho un butrón desde fuera y nos habían robado pasaportes, los DNI, las carteras, los abrigos, el dinero, todo. Eso fue Burdeos. Lo gracioso es que no se grabó, hubiera sido muy divertido.

D: Sobre todo mis caras.

L: Yo me llevé la cámara para grabarlo pero no me apetecía después de que nos robaran.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad