La profe de religión

No hay más vida que en esos pueblos donde las calles están vacías y sólo nos despierta el ruido de los motorratones. Allí se aprende cómo funcionan las tradiciones, en la leyenda urbana o en la anécdota. Uno soporta la vida mejor cuando se acostumbra al chisme; el luto se aligera tejiendo bufandas de colores –como hace mi abuela- y hay quien se entristece por no haber dejado nada en la cesta de la Iglesia, donde antes se amontonaban los sobres cargados de billetes.

Las costumbres se pierden, pero quedan. Como la de no comer carne los viernes de cuaresma porque Cristo ha muerto. A la revirá de esta tradición -venida a menos- llega a las ciudades el veganismo con hamburguesas de lentejas: la forma moderna de respetar al cuerpo del Señor. Pero en los pueblos, la tradición también queda.

Al parecer los viernes de no comer carne son unos seis, los que dura la Cuaresma. Me contaron que esos días la profesora de religión del colegio -en el pueblo- se dedicaba en los recreos a revisar el contenido de los bocadillos: para ver si llevaban carne. Quedaba claro que la profesora de religión tenía más fe en Dios que en sus alumnos. Escuché en otra visita que la misma se había puesto tetas y que fue la primera en suspender una asignatura a mi primo –la costumbre de ser primos no se pierde-.

Le conté la historia de los recreos de Cuaresma a un amigo, otro pueblerino de ciudad: “¿Pero es un colegio público, no?", preguntó retóricamente. No supe responder porque no había nada que responder, aunque había pensado en decirle que la res pública aquí no tiene límites, que la misma profesora se había puesto tetas y había suspendido a mi primo, que también era su primo. Le dije que era por costumbre. En otros pueblos habrá quien se dedique a coger monedas de la cesta de la Iglesia y lo hará porque ya no dejan sobres. Aunque el cuerpo de Cristo sea representado con el pan, en este pueblo se seguirá mirando de qué es el bocadillo. Los cristianos nos volvemos poco ortodoxos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad