Supersubmarina: ''Las canciones decidirán qué tipo de grupo vamos a ser en el futuro''

El grupo durante su directo. |Fotografías de Felipe de la Escosura.

Es viernes y Granada aguarda la inauguración de la nueva gira de uno de sus grupos favoritos en los últimos años. Supersubmarina ha elegido el Palacio de Congresos de esta ciudad para iniciar ‘El Mañana Tour’ y no podía haber escogido mejor. Sabían lo que hacían y a falta de semanas se colgó el sold out. Era una apuesta segura.

Aguardaba Granada y aguardaban los periodistas de este medio, que antes de comer reciben un mensaje de los managers de la banda: “Si quieres hacer la entrevista hoy te la puedo ofrecer a las 18h puntual y 10 min. ¿Me dices?”. Decimos “” y nos apresuramos, dando forma a una batería de preguntas en los kilómetros que separan la Costa del Sol y la orilla de la Alhambra. Deslumbra el sol de la primavera.

Los músicos de Baeza terminan sus pruebas de sonido mientras los esperamos en el camerino. Van acudiendo poco a poco y entre risas. Hay buen rollo y confianza en lo que se hará horas más tarde. Ya no son niños sino profesionales; los nervios, si existen, quedan en anécdota. Juanca (batería y percusión), Pope (bajo) y Jaime (guitarra) rondan la habitación pero no es hasta que llega Chino (voz y guitarra) cuando comienzan las presentaciones. Son seis las sillas y diez los minutos.

Tocasteis en el pasado mes de octubre en Alemania, Bélgica, Irlanda e Inglaterra. ¿Qué tal fue la gira europea?
Chino: Las sensaciones fueron buenas, nos lo hemos pasado muy bien y realmente no esperábamos mucha afluencia de público pero lejos de eso la gente ha respondido a la maravilla. Nos hemos encontrado con las salas prácticamente llenas y la verdad es que ha sido una experiencia súper bonita, el poder viajar y tocar en algunas de las capitales europeas más importantes como Berlín, Bruselas, Dublín o Londres.

¿De qué ciudad os llevasteis un recuerdo especialmente bueno?
Pope: Cada ciudad tiene su encanto pero quizás por afluencia de público en Londres fue donde mayor respuesta de la gente hubo. Luego, en Dublín o Bruselas nos sorprendió que hubiese quinientas personas en la primera vez que íbamos. En Londres fue la segunda vez.

¿Se notaba una mayoría española?
Chino: Lo que no notamos fue la extranjera (risas).

“LN Granada” es uno de los himnos de Supersubmarina. Seis años han pasado desde Electroviral y el tema, como otros de los más emblemáticos del grupo, no pierde vigencia ni poderío emocional. No tocarla en Granada sería renunciar a un lujo; en el último Granada Sound, de hecho, su interpretación fue acompañada de fuegos artificiales. En el Palacio de Congresos amenazaron con retirarse sin ella; una completa farsa.

Probablemente os lo han preguntado ya mil veces, por lo que mil veces lo habréis pensado. ¿Qué tiene Granada tan especial para vosotros?
Chino: Evidentemente la ciudad ya de por sí tiene mucho encanto y eso hace que te atraiga y te inspire a la hora de escribir sobre ella. También hemos tenido mucha relación con la ciudad, hemos vivido aquí algunos, hemos estado con muchos íntimos amigos nuestros que han vivido aquí durante muchos años. Siempre estamos en contacto con la ciudad. Está muy cerca también de Baeza. Esa conexión es algo natural.

¿Notáis ese idilio con el público que probablemente no se da en otros lugares?
Jaime: Sí, los conciertos en Granada siempre son especiales. Siempre nos han acogido muy bien, desde que empezamos a tocar en Sugar Pop hasta ahora. La verdad es que hemos tocado muchas veces aquí, tenemos muchos buenos amigos y la gente responde de forma fenomenal.

El apartado lírico es importante en Supersubmarina. Sus letras, que oscilan hacia lo poético en ocasiones, logran conectar con el público que les es fiel y las corea posteriormente en sus conciertos.

A la hora de inspiraros para vuestras letras, ¿os basáis en experiencias personales o dejáis volar la imaginación?
Chino: Una mezcla de las dos cosas. Siempre partir de lo que te pasa a ti o a tu alrededor es más fácil para que la gente empatice contigo más que inventándote una historia que no tenga mucho que ver con tu vida. Pero también hay que tirar de imaginativa e intentar algo que no sea tan real para que las canciones adquieran esa especie de espíritu de canción, que no sea una historia como tal sino que tenga ese toque también de inventiva, que no de fantasía porque no somos eso.

¿Consideráis que con Viento de Cara ha habido una evolución musical con respecto a Santacruz, asumiendo más riesgos?
Chino: Sí, hemos intentado siempre disco tras disco, grabación tras grabación, ofrecer cosas diferentes o que fueran novedosas en nuestra carrera y eso lo hacemos a través del ensayo, de la búsqueda, de intentar arriesgar un poco y no quedarnos siempre en las fórmulas que ya sabemos que nos funcionan porque sería muy aburrido. Nos gusta probarnos a nosotros mismos y tener ese reto de intentar sacar lo mejor de nosotros y que cada disco sea algo diferente y un paso más adelante
.
Todos suscriben las palabras de Chino. Van todos a una y la disidencia, de momento, no parece darse ni para bien. En Viento de Cara, pese a repetir Tony Doogan en la producción, pudo apreciarse una voluntad de estilo distinta. Más abierta a tocar más cosas diferentes. Con mayor potencia y energía. Menos baladas.

¿Creéis que en Viento de Cara habéis renunciado a la esencia envolvente de Santacruz para tener una mayor versatilidad, sacrificando algo más conceptual?
Chino: Sí, nos gusta ser un grupo versátil, que entre canción y canción haya diferencias, pero yo creo que en común todas guardan el mismo alma, el mismo espíritu de Supersubmarina, que es muy identificable sea el disco que sea y sin ser canciones ni siquiera parecidas. Hay algo que las une entre sí y que está ahí en todas las canciones. Queríamos que este disco tuviera otro repertorio, otros estilos diferentes, otra variedad, y creo que lo conseguimos.

¿Notáis, con respecto a la presentación de Santacruz, una evolución musical también en los conciertos? ¿Cómo ha variado?
Jaime: Va a mejor principalmente con la posibilidad de incorporar a dos nuevos músicos en directo que aportan un poquito más de frescor, de color, y nos ayuda a la hora de hacer un directo, rellenando huecos que solos nosotros cuatro no podríamos hacerlo. En ese aspecto, estamos contentos porque poco a poco el sonido de la banda en directo va creciendo y va siendo más redondo.

¿Qué creéis que puede sorprender más a vuestro público habitual con ‘El Mañana Tour’?
Jaime: Eso (la inclusión de dos nuevos músicos) puede ser lo que más sorprenda. El ver seis músicos en el escenario cuando normalmente hemos sido cuatro o cinco. También el espectáculo de luces, que ha mejorado con respecto a la gira anterior.

Se ha mencionado ‘El espíritu Supersubmarina’. ¿Cómo lo definiríais?
Chino: Creo que no se puede definir, es algo intangible. Algo que hay que percibir en un concierto, en una canción, que está ahí pero que no se puede describir.

Supersubmarina es un grupo ya de sobra asentado en el panorama del indie español. Su presencia en festivales es frecuente. También en la radio. Tras aventurarse en su primera gira europea, que no en su primera salida de España, los baezanos afirman que su creatividad no se agota y que, tras la experimentación en esta nueva serie de conciertos, ya hay ideas esperando ver la luz.

Y tras ‘El Mañana Tour’, ¿qué se viene?
Chino: ‘El Pasao Mañana Tour’ (risas). Sí, hay nuevo trabajo en mente, no estamos grabando todavía porque no hemos tenido tiempo para hacer nada pero cuando acabe la nueva gira después de verano intentaremos poner de acuerdo todas las ideas que tengamos, que son muchas, por cierto, e intentar sacar nuevo disco que vuelva a sorprendernos a nosotros mismos.

¿Hacia dónde oscilan estas nuevas ideas?
Chino: No nos vamos a pasar a la ‘jota’ pero sí vamos a intentar seguir buscando un poco de la esencia de las canciones más que intentar buscar otro tipo de dimensión o de llevarlas a algún otro sitio. Intentaremos como siempre que las canciones sean las que nos conduzcan y decidan qué tipo de grupo vamos a ser en el futuro.

Supersubmarina lo ha vuelto a hacer. A pesar de los problemas con la guitarra de Chino, que se vio obligado a cambiarla varias veces durante el show, los andaluces dieron cuenta de su profesionalidad y culminaron una gran noche ante todo un Palacio de Congresos repleto. Las escaleras a la altura de las primeras filas no tardaron en llenarse hasta formar una misma masa sin asientos asignados. Todos formando un mismo público, saltando y bailando, abarcando una amplia franja de edades. Como estos redactores intuían, la apuesta era sobre seguro y no podía salir mal. ‘El Mañana Tour’ tuvo el mejor inicio posible. Y es que Granada volvió a alegrar el Paseo de los Tristes con su himno de fondo.

Entrevista realizada por José Ignacio Cejudo y Olga Arévalo

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad