El primer supergrupo no fue Cream


José Luis Arrese era lo más parecido a un ministro de cultura que España tenía en 1956. Ese mismo año intentó implantar la ley que solucionaría la problemática de la que todo el mundo hablaba: quién sucedería a Franco cuando éste muriese.

A principios de año y al otro lado del Atlántico, los Estados Unidos se mostraban proclives a la rápida incorporación de España en la OTAN, cosa que sucedería en diciembre. A este lado, el dictador presidía el séptimo Gobierno Nacional Español, mientras Nikita Jrushchov comienza a denunciar las purgas estalinistas y rechaza el culto al líder en el XX Congreso del Partido Comunista. Francia y Reino Unido, abanderados de la Europa del progreso y la reconciliación mientras Alemania veía cómo sus casas y plazas se construían de nuevo, pierden las colonias norteafricanas. Los españolitos inauguramos nuestra televisión pública y en Suiza se celebra el primer certamen de Eurovisión. Ganó el anfitrión. También se casaba Marilyn con Arthur Miller. A principios del último mes del año Fidel, Raúl y Ernesto empezaban la revolución en una pequeña isla de América Central.

No sería hasta diez años después cuando Cream saltaba a las máquinas de escribir de los críticos musicales como primer supergrupo de la historia. Los Clapton, Bruce y Baker sonaban en todas las revistas especializadas del momento. Eric Clapton, guitarrista y vocalista, venía de otro supergrupo: The Yardbirds. Hecho el cuerpo a compartir escenario con grandes egos, le atrajo sobremanera la proposición de Ginger Baker de montar un grupo nuevo. “Me trajo a casa en coche después de un concierto y me comentó la idea. Era algo en lo que yo también había pensado”. Cream no duró demasiado más.Eric me dijo que ya había tenido suficiente. Le dije que yo también”. Baker y Clapton se volvían a poner de acuerdo, esta vez para enterrar al grupo que dio vida al pedal.

Por entonces Elvis Presley no pasaba por sus mejores días. Tras volver de la guerra el de Tupelo no conseguía triunfar en películas serias y las comedias en las que participaba no daban un buen resultado económico. Por si fuera poco había quien decía que ‘les habían cambiado a su Elvis durante el Vietnam’. Las bandas sonoras de los largometrajes fueron perdiendo calidad durante toda la década. Desde al 64 al 68, sólo ‘Crying in the Chapel’ consiguió entrar en el top ten. En mayo de 1967 se casó con Priscilla Beaulieu.


Jerry Lee Lewis llevaba una década sin levantar cabeza a finales de los 60. Cuando en 1958 se da a conocer su matrimonio con Myra Gale Brown, de 13 años, el caché de Lewis pasa de los diez mil grandes por noche a los 250 dólares por bolo. El 22 de mayo un periodista descubre el escándalo en el aeropuerto de Londres. Lewis da dos conciertos con escaso público, cancela la gira y es deportado de Inglaterra. Cuatro años más tarde, otro día 22 de un mes de abril, su hijo de tres años de edad muere ahogado en una piscina. La gira que comienza cinco días después es recibida con entusiasmo por el gran público, pero su relación con Myra empieza a hacer aguas y Lewis empieza a beber pastillas y a tomar alcohol. En el 68 aparta el rock and roll de su vida, se centra en el country y vuelve a agotar el papel en sus conciertos. Sin embargo, el éxito jamás volvió a alcanzar los picos del pasado.

Carl Perkins es el primer músico en tener un álbum rockabilly entre los diez primeros de ventas. Era marzo de 1956. A la semana Elvis cogió a Perkins en ese mismo ranking. Carl no renovó el contrato con Sun Records, y se fue con Johnny Cash a Columbia, aunque los ingresos no llegaron a alcanzar las metas marcadas por la compañía. Sam Phillips, fundador de Sun records dijo que "había prestado mucha atención a ambos en sus inicios, después Jerry Lee Lewis empezó a acaparar todo mi tiempo. Ellos, Carl y Johnny, lo consideraron una especie de traición". 1963. Perkins da 6 conciertos al día. Piensa en retirarse, abrir un negocio tal vez. Pero tenía un contrato con Decca que le llevó al viejo contienente junto con Chuck Berry. Allí conoce a Paul, John, Ringo y George. Sus dires y diretes con las discográficas le llevan a firmar en 1966 con la pequeña Dollie Records. Poco después se encuentra a sí mismo, deja el alcohol y toma el pulso a la Iglesia cristiana fundamentalista.

Joaquín Phoenix nos enseñó cómo se las gastaba Johnny Cash entre los finales de los 50 y 60. Cuando terminó este periodo se casó con June Carter, de los Carter de toda la vida. Al principio de este ella ya se subía al escenario con él. “Siempre fue un gran apoyo” afirmaba Cash. Las anfetaminas también quisieron acabar con El Hombre de Negro. Luego se enganchó al alcohol y compaginaba con arte y éxito ambas adicciones. Sus mejores temas se dan en los primeros años enganchado a los estupefacientes: Cry, cry, cry, I walked the Line, Train of Love, Ring of fire, Oh lonesome me o The ballad of Ira HayesSin embargo, desde que grabase el vídeo de Folsom Prison Blues en 1956 tuvieron que pasar 14 años para grabar el siguiente, Jackson junto con su reciente esposa June.

Desde que Million Dollar Quartet grabasen aquel 4 de diciembre hasta que la prensa inclinase sus plumas en favor de Cream pasaron diez años. Sucedió en los estudios de Sun Records, en Memphis. Elvis, Cash, Lewis y Perkins improvisaron casi una hora y veinte donde caben desde villancicos yankees hasta los ritmos que cada uno de ellos gobernaba: rock and roll, country, góspel y blues. Las voces se van alternando. Elvis tiene 21 años y los estragos del napalm todavía no habían causado efecto. Cash, que escribiría en su autobiografía que aquella tarde fue el primero en llegar al estudio para ver a Carl Perkins, tenía varios hijos, pero no había consumado matrimonio artístico con su futura esposa. Perkins triunfaba en las listas americanas y Lewis no se había acercado todavía a ninguna menor. Eran años felices. La música invadía la vida de nuestros cuatro protagonistas.

Aunque Televisión Española diese sus primeros pasos en 1956, las grabaciones de la reunión del primer supergrupo de la historia no llegaron a los periodistas musicales del momento, por lo que se tuvieron que conformar con verse las caras anónimamente y hacer aquello para lo que vivían. Sólo la foto que apareció al día siguiente en el Memphis Press-Scimitar demuestra que Cash estuvo en el estudio ya que el audio no da pruebas suficientes de que tocara algo. Se quedó demasiado lejos de los micros durante todo el tiempo, dicen algunos de los que estuvieron allí. Sam Phillips lo grabó todo sin que ninguno supiese nada. “No grabar esto sería una negligencia”.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad