El agua de Dellafuente

| Fotografías por Andrea MS.

Resulta un ejercicio complicado imaginar otro evento capaz de congregar en un mismo espacio cerrado a amantes del flamenco, del rap o del reggaetón, a chavales que visten ancho y van rapados o a otros que optan por los pantalones de pitillo y el tupé. Incluso algún rasta, y también un emocionante imitador de Freddy Mercury. Todos ellos tenían algo en común: bebían de la fuente.

Hace diecisiete meses, un granadino del barrio Corea de Armilla que se hacía llamar Dellafuente daba su primer concierto en la sala Efecto Club de Granada. Apenas cuarenta personas en la sala. El día 9 de octubre reventó la Tren tras colgar el ‘sold out’ en Barcelona y telonear a Marc Anthony o Daddy Yankee. Se ríe del tiempo. No hace tampoco mucho desde que grabara su primera canción. Fue en 2010 y gracias a una oferta en la tienda de ropa Dr. Fli, que alberga un estudio en su interior. Ya en ese tema introdujo guitarra, cajón y cante; él viene del flamenco.

Una cosa llevó a la otra y conoció a Vicente El Vizio, que sí disponía de medios como para hacer música sin sacrificar el dinero del tabaco. La sintonía fue fructífera desde el principio y nacieron canciones originales cuanto menos que a veces era complicado tomar en serio por frases como “sueña con ser peluquero de conejos”. Su irrupción coincidió con la vuelta por la puerta grande de Maka, su ídolo musical más cercano y que lo apadrinó, y los comienzos del fenómeno Pxxr Gvng. Pronto Dellafuente supo madurar su estilo propio.

Sin renunciar al cachondeo, pues sobre todo canta para divertirse, y ni mucho menos a la variedad musical, el granadino se toma cada vez más en serio su música y nos permite asomarnos a su sentir de forma más frecuente. Pasar de echar unas risas a echar unas ‘lagrimillas’, sin dejar de bailar de por medio. Y cada canción que hace es mejor. Azulejos de corales, su primer disco, ha supuesto su primer gran legado tras la época de subir canciones cada semana. Algo que, no obstante, tampoco parece que se vaya a frenar.

El concierto

Arrancó el concierto Maka, quien acatarrado hizo el esfuerzo. No pudo por tanto llegar al nivel que ostenta pero no decepcionó. Le vino bien la ayuda de Vicente El Vizio, que cantó sus dos temas de ‘Pvreza’ y avivó el concierto con buenos coros, contagiando al del Polígono Norte, con una buena representación de su barrio aclamándolo. Dellafuente contemplaba con una sonrisa desde la zona vip. Maka fue –y sigue siendo- su espejo pero además es su mayor apoyo en la música. Aún le admira.


Pero llegó el momento de los azulejos y los corales y la Tren explotó en euforia. Las canciones elegidas para su último trabajo se fueron sucediendo entre palmas flamencas y vítores. Dellafuente presume, y hace bien, de haber estado callado desde el principio y haberse limitado a hacer música, lejos del ruido mediático y también poco elegante de otros grupos ‘del mismo palo’. Es un tipo tímido, Dellafuente. Una humildad que le está haciendo ganar adeptos.

Durante la velada se fueron sucediendo el rap, el reggaetón, el flamenco, el trap y la salsa. Nada que los asistentes no supieran de antemano. A la palestra saltaron "Al Vacío", "Se me pone violenta", "AMG - COCO", "Siempre preguntando" y "Consentía", que en primer lugar apareció como remix y que cerró el concierto en su versión original, quizás la joya que más brillo ha tenido con el sello de Dellafuente. Se bailó todo, todo se coreó y todo fue aplaudido. Un público que, en definitiva, ha vencido a los complejos ayudado por Dellafuente y su música. El mérito del granadino es haber puesto en tela de juicio el por qué elegir entre un estilo u otro pudiendo disfrutar de todo. Muchos no se lo habían planteado antes.

Llevaba tiempo la ciudad de la Alhambra buscando un referente en música urbana. Creyó tenerlo con Freshmakers pero su fuego se apagó, y ahora llega un nuevo intento con ganas de quedarse. Que Dellafuente está enamorao’ lo sabe todo el Zaidín. Que Granada está enamorá’ de Dellafuente, lo sabe toda España.







1 comentarios:

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad