Varry Brava: ''Nos sentimos una banda transexual: algo convencional en un cuerpo indie''


|Fotografía promocional.

Las influencias de Varry Brava viajan por el panorama musical europeo de los últimos treinta años: desde el pop más ochentero el rock and roll más clásico, pasando por la canción italiana hasta llegar al modernismo indie. Ahí está el sencillo, "Arriva, 16 horas de juego y cuatro litros de bebida energética". La banda consigue un pop orgánico y actual teniendo en cuenta la marabunta de influencias. Con su cantante, Óscar Ferrer, y el bajista Aarón Sáez hacemos un repaso por los seis años de Varry Brava.


¿Habéis evolucionado musicalmente en estos seis años?
Creemos que sí, al menos eso es lo que intentamos. Desde el principio nos ha gustado jugar con el pop y sus melodías, con muchas de nuestras influencias sin miedo a prejuicios, a escuchar cualquier cosa. Incorporar todo eso, siempre innovando e intentando sorprender.

¿El cambio más importante en este tiempo?

El llegar a más gente a veces te hace sentir la presión de hacer que disfruten con tu música. Al principio hacíamos las cosas de una manera más... no libre, pero sí inconsciente. Con el paso del tiempo nos vamos dando cuenta de que cada vez buscamos más que la gente nos siga y disfrute haciéndolo.

Os definís como una mezcla de pop, indie-rock, disco y canción italiana. ¿Cómo se juega con estos estilos, algunos tan diferentes entre ellos?
Lo hacemos de manera natural. Somos una banda muy rica en influencias y la verdad es que nos da lo mismo hablar de blues, que de un pasodoble o música electrónica actual. Nos gusta todo, la gente que nos escucha también es muy abierta musicalmente y lo hacemos de una manera bastante natural, si fuera forzado nos sería imposible hacerlo como lo hacemos.

¿Cuáles son esos grupos que tanto os han influenciado?
Un poco de todo. Sobre todo al principio la música de los ochenta nos tiraba mucho, pero poco a poco nos hemos ido abriendo más. Escuchamos desde la música más mainstream, hasta canción italiana. Ahora mismo estamos escuchando muchas bandas de los 90, como Blur.

Lo de la canción italiana es algo que llama la atención: tanto en "Demasié" como en "Bravísimo" hacéis muchos guiños al idioma. ¿Por qué en italiano?
Desde siempre hemos tenido un italiano dentro. Nos gusta mucho la cultura musical europea en general e italiana en particular; una imagen que nos gusta de alguien elegante con clase, conquistador, música disco... Nuestras madres siempre han estado enamoradas de cantantes italianos, en el coche ponían música de solistas italianos, y ahora...queremos enamorarles nosotros a ellas.

Vuestro último disco, Arriva, es el más rockero de todos, sobre todo comparándolo con "Demasié" que es bastante más ochentero. ¿Con cuál de los dos os habéis sentido más a gusto?
Nos sentimos en nuestra salsa en ambos, aunque de diferente manera. Lo que queríamos con Arriva era crear un sonido más actual, no queríamos encasillarnos en una banda que utiliza un sonido ochentero, con refritos, ni quedarnos en una simple anécdota. La verdad es que ha sido cuando hemos llegado a nuestro mayor momento de madurez, necesitábamos de verdad hacer un disco así.

Cantáis en el estribillo de vuestro último single, "Ilegal", que  "la gente que me gusta no es normal". ¿A quién os referís?
Nos referimos a toda la gente que nos encontramos en festivales, salas de conciertos, incluso en los garitos cuando vamos a tomar algo. A la gente real. Esos que salen todos los días a buscarse la vida como pueden, que muchas veces nos tratan como si fuéramos increíbles. Para nosotros, está claro, los fans de Varry son siempre los mejores, y los más raros también.

¿Cuál es la canción con la que os quedaríais?

Es una pregunta muy difícil de responder, siempre es complicado elegir entre tus propias canciones. En general, evidentemente nos gustan todas, pero con las que nos quedaríamos sería "Fan" y  "Oh, Oui, Oui", sobre todo porque tienen mucha vida y se van quedando en el tiempo, no caducan y son las dos que más nos podrían identificar como banda.

Siempre habéis dicho que vuestro primer trabajo como Varry Brava, "Ídolo", suena a maqueta... ¿Por qué siempre V?
La grabamos con muy pocos medios, mucho ron, piscina y tomándonoslo con mucha calma. Mucho trabajo, sí, pero en unas condiciones etílicas y laborales bastante poco apropiadas para grabar un disco. Nosotros realmente fuimos de vacaciones a una casa rural, y ya de paso, nos pusimos a grabar unas canciones que teníamos compuestas. V de vida, valiente, vendetta... No lo sabemos muy bien, nos gusta más la V que la B. Puro marketing.

Sobre la música nacional, cada vez más grupos españoles deciden cantar en inglés para llegar a un público más amplio. ¿Qué opinión os genera eso?
Que están totalmente confundidos. Lo primordial es llegar a la gente de aquí. La mejor manera de expresarse es en el idioma que mejor se domina, pero bueno, que cada uno haga lo que le salga de los cojones. Nosotros vamos a hacerlo al revés; cuando todo el mundo nos conozca, nos pondremos a cantar en inglés: primero lo petas y luego ya cambias todo de arriba abajo.

¿Y sobre esos grupos que abandonan su estilo inicial para llegar a más público?
Bueno, hay dos maneras de hacer las cosas: bien y mal. Da igual si suenas en Los 40, o solo consigues meter a quince personas en una pequeña sala haciendo lo más independiente del mundo, lo importante es la manera de hacerlo, hacer buenas canciones... No creo que todo lo que salga en Los 40 sea malísimo, ni todo lo independiente sea buenísimo. Además, nosotros en particular -por la música que nos ha gustado de siempre y el estilo que tocamos- nos sentimos una banda transexual, es decir, pensamos que somos una banda convencional, que le puede gustar a millones de personas, pero estamos encerrados en el cuerpo de una banda indie. A todos nos gustaría llenar estadios, y ojalá que algún día sonemos en todas las radios, sean del estilo que sean.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad