De festivales andaluces


De los montes malagueños a la playa almeriense. Poco más de 200 kilómetros separan a un festival indie que se celebra en Ojén y un festival de rock en Adra. Algo más que el estilo musical diferencian a dos eventos que ilustran la pervivencia y el auge de los festivales en España. Distintas trayectorias, fechas e inversiones. Andalucía es la segunda comunidad donde se celebran más festivales (fueron 100 hace tres años, no solo musicales), solo por detrás de Cataluña que llegó a celebrar el doble de festivales (204) ese mismo 2012, según datos de Profestival. Las citas musicales relevantes llegan por tierra, el Ojeando Festival, y por mar, el Juerga's Rock.

OJEANDO, UN FESTIVAL DE PUEBLO
Jorge Martí, voz de La Habitación Roja, recordó su primera vez en Ojén, un pueblo malagueño. Durmieron en un hotel que había en aquellas montañas. Para bajar hasta el reciento del concierto, que es el patio de un colegio, recordó que "un chavalín joven del pueblo nos acompañó, entonces era un festival de menor envergadura". Aquello era 2008, la primera edición donde se decide apostar por el pop-rock independiente y en la que el ayuntamiento de Ojén asumió la producción integra del festival.

Precisamente es en 2008 cuando "comienza el festival Ojeando que conocemos", dice Israel Olivera, responsable de comunicación. El precio del abono para los dos días (3 y 4 de julio) es de 20 euros, diez euros más con acampada. El festival se celebra desde entonces en el pueblo rodeado de la sierra Blanca y por él han pasado grupos y artistas como Los Planetas, Nacho Vegas, Love of Lesbian o Corizonas. Este año encabezan el cartel El Columpio AsesinoSr. ChinarroThe New Raemon y Ángel Stanich.

Cartel del Ojeando Festival.| *Sorteo de dos abonos dobles.
Uno de los temas recurrentes de crítica el año pasado fue la coincidencia en fecha con un festival nuevo en la provincia. Al ser preguntado sobre ello, el responsable de comunicación del Ojeando cuenta: "Siempre se ha celebrado el primer fin de semana de julio, excepto una ocasión que coincidía con el final de mes". Finalmente, este año no habrá coincidencia y la competencia no se establecerá bajo el presupuesto de la coincidencia. "Ha sido el Weekend Beach quien ha decidido cambiarla . Bienvenido sean todos festivales que haya en Málaga, siempre y cuando nos podamos poner un poco de acuerdo en fechas", afirma Olivera.

Hasta tres escenarios y actividades abarrotan sus calles estrechas de un festival con una marca consolidada y seguidores considerados fieles. La vocación municipal del evento destaca en la presencia de los grupos malagueños cuando en 2010 se estableció que uno de los premios para nuevos talentos fuese destinado a bandas malagueñas. "Tenemos la  obligación moral (entre comillas) y el gusto de servir de trampolín y potenciar a las bandas malagueñas", dice Olivera. "Stone Pillow saca su primer largo, The Loud Residents tiene disco nuevo, Airbag también tiene disco nuevo y era una asignatura pendiente que teníamos porque nunca había venido".

Con un presupuesto cercano a los 90.000 euros, el paso de los años ha pintado un atractivo más allá de los visitantes como un reencuentro sempiterno. "Está empezando a haber una sinergia entre lo que pide el municipio y lo que ofrece Ojeando. Si los vecinos no quisieran el festival no se podría hacer. Al final, Ojeando es música y cultura, y la cultura acaba impregnándolo todo", sentencia su responsable de comunicación.

EL ROCK EN LA PLAYA
“Imagina que mañana vienen unos chavales y te dicen: queremos organizar un festival, ¿qué les dirías?” le preguntamos a Antonio Alcaraz, trabajador de A La Carga Producciones. “Que están locos, que se dediquen a cualquier otra cosa”, me responde entre risas. Hace dos años que A La Carga se encarga de la organización del The Juerga`s Rock; que con su cartel se ha ganado la denominación de uno de los festivales imperdibles de la costa andaluza, puntero en su estilo punk/rock. Su primera edición, impulsada por José Carlos Fortes, fue en 2013 en Fines, en la sierra almeriense. Más tarde entraron en la organización el propio Antonio y Alex Molina, de A La Carga, y se lo llevaron a la playa de Adra.

Este año (días 30-31 de julio y 1 de agosto) el Juergas cumple su tercera edición, la más ambiciosa. Partiendo de un presupuesto compuesto en su gran mayoría por aportación privada, aunque ya se va abriendo la veda hacia ayudas de instituciones públicas, la duración del festival se ha extendido a tres días. Uno de ellos, gratuito; la fiesta de bienvenida, donde tocarán Los Mojinos Escozíos, Maniática, Cizaña y los locales de No Potable, que le pondrán el toque ska.

|Cartel del Juerga's Rock.
Hay ganas de festival, tanto por parte de la organización como por la de los asistentes. El año pasado el viento impidió disfrutar de la playa, uno de los grandes atractivos que posee no solo el Juergas, sino Almería en general. Las pegas que se le pusieron a la anterior edición llegaron desde la zona de acampada. Para este 2015 se ha optado por un recinto y un área de acampada mayores y más próximas al agua. El salto de público se prevé importante: los 2.500 asistentes del agosto pasado se convertierán en 7.000.

El precio de las entradas está ahora mismo en 35€. Partieron de 28. A cambio de ello el Juergas ofrece, como principales atractivos, a los internacionales Molotov, Asian Dub Foundation, The Toy Dolls, o Talco y los nacionales Gatillazo -presente en las tres ediciones-, Los Chikos del Maíz, Soziedad Alkohólica o Narco. Además, dos conciertos especiales: el de Hora Zulú, que se subirán al escenario por vez única en este 2015 tras su retiro hace dos años; y el del Puchero del Hortelano, en plena gira de despedida.

A esto hay que añadir otro de los aspectos que hacen especial el evento: un escenario acústico en el que Capitán Cobarde, Mario Díaz o Carlos Chaouen. “Es complicado elegir los artistas. Siempre soñaba: '¿Si yo hiciese un festival qué haría?'. Ahora llega un momento en que dices: 'A ver qué hacemos'”, comenta Alcaraz, quién confiesa: “Si me hubieses preguntado hace un año te respondo que ni de coña vamos a traer a los Toy Dolls y a SA aquí”.

Las redes sociales son una de las armas de la organización. Desde ellas se han encargado de promocionar el festival, anunciar las confirmaciones, ofrecer viajes a través de Amovens, organizar concursos con premios diversos desde entradas a consumiciones o celebrar un certamen de bandas que decidirá el grupo que queda por cerrar el festival. Con él el cartel estará listo. El 30 de julio Adra dará la bienvenida a sus 'juerguistas'. Solo entonces llegará la paz: “Al final nos quedamos con subirnos al escenario los tres socios tranquilos a la 1 de la mañana y tomarnos una cerveza viendo que la gente está disfrutando”, confiesa Antonio, para quien el Juergas es su trabajo, su sueldo anual, su vida. 


-Nota de la redacción a julio de 2015: La suspensión  de la gira de Molotov obliga a la organización a sustituir a la banda mejicana. Los norteamericanos Anti-Flag entran en un cartel al que también se suma la banda Alademoska como ganadora del certamen de grupos. Además, Eskorzo formará parte de la gratuita fiesta de bienvenida.


*Sorteo de dos abonos dobles para el Ojeando Festival.





0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad