Kike García: ''Sabemos de primera mano que Rajoy es mala persona''

|Facebook.
Kike García, de El Mundo Today (EMT), adopta ese gesto prudente de quien no es consciente de su propia agudeza pero disfruta del poder de hacer reír. Después de la entrevista, dará clase de redacción creativa a un grupo de chavales. Se le intuye nervioso. Supongo que hacer cátedra del humor es ayudar a editar la mediocridad de otros. No se ha peinado y no tiene pinta de hacerlo a menudo.

Habéis conseguido ganaros la vida a costa del humor. Espero que lo valoréis, es el trabajo perfecto para muchos.
Bueno, lo de que nos hemos conseguido ganar la vida es relativo, eh. La web tiene seis años y todavía no es rentable. Somos sólo dos personas, lo cual es una estructura muy barata y flexible de mantener, pero no salen dos sueldos. Sí de los contratos paralelos que salen gracias a la ventana inmejorable que es la web, que tiene una audiencia enorme, pero es muy difícil rentabilizar un proyecto online. O sea que ganarnos la vida es muy relativo, esto desanima a mucha gente, pero es así.

El humor sí da de comer, lo que pasa es que nosotros somos guionistas, no cómicos. Creo que los que son cómicos, ponen su cara y son capaces de hacer espectáculo por sí mismos, lo tienen mucho más fácil que los que se dedican sólo a escribir o a estar, como quien dice, detrás de las cámaras. Sin embargo, es muy buen momento para el humor. Hay teles pequeñas como Paramount muy receptivas a proyectos humorísticos baratos. Creo, además, que la generación actual sabe trabajar con pocos medios de una forma más barata. Al final, es todo una cuestión de dinero. Y en la radio van locos buscando proyectos de humor y nuevos talentos, fácil no es pero vamos, está mejor que hace diez años.

¿Qué futuro tiene El Mundo Today? ¿Tiene techo? ¿Creéis que se os agotará la inspiración en algún momento?
No, no se nos va acabar la inspiración pero es posible que se nos acabe la fórmula. Es decir, somos sólo dos personas y por tanto, salen chistes nuevos pero la fórmula es parecida. Llega un momento en el que el público se conoce la fórmula y ya sabe cuál es el chiste. Pasa por ganar más dinero y poder contratar a más gente que dote de un nuevo estilo a la web o de una mayor diversidad de formatos. Nosotros mientras tengamos tiempo libre vamos a mantener El Mundo Today y si no, vamos a hacer otra cosa así que…

¿Es la clave del éxito el hecho de imitar el registro periodístico, acercando el contenido de humor al menos formalmente a la realidad?
No lo sé, los chistes al final son los mismos y aguantan una puesta de escena u otra, y el contenido igual. Sí que es cierto que en nuestro caso nos ha ayudado el meter goles a los medios serios para publicitarnos. Pero yo creo que sí, que hay muchos chistes de EMT que podrían ser monólogos. Por tanto, no sé si radica en esa fórmula el éxito o, al menos, no todo. De todos modos, a nosotros lo que nos gusta es ese discurso de hacer humor pretendiendo que no lo haces. En el fondo es lo que hacía Eugenio, que era un tío muy serio contando chistes muy tontos y por tanto, hacía más gracia. Es un recurso que usas para que tus chistes hagan más gracia simplemente. Una estrategia miserable.

Y en ese sentido, sin acritud, ¿no te da un poco de reparo que confundan al EMT con periodismo serio?
No, en el fondo es una cuestión de prestar poca atención. A nosotros nos han preguntado si somos periodistas. Recibimos semanalmente currículums de periodistas que quieren trabajar con nosotros… Pero radica en no saber distinguir lo que es periodismo de lo que no, y claro con los medios informativos que tenemos en España es fácil confundirlo. Pero no, no es periodismo, es ficción. Y de las personas. Claro, por ejemplo [risas previas], Marhuenda es más autor que periodista, está más cerca de nosotros que de un periodista serio y eso confunde. Pero en el momento en que te inventas el nombre de una persona para informar, estás haciendo ficción, por tanto no, lo nuestro no es periodismo.

¿Cómo es la relación de El Mundo Today con sus anunciantes?
Bueno, hay dos tipos de anunciantes: cuando trabajas con el anunciante para hacer Brand Content, que trabajas con él de la mano o te viene el anunciante directamente a contratarte y los anunciantes de internet, una máquina que te va poniendo anuncios aleatoriamente, que prácticamente cotizan en bolsa. Esto último es muy difícil aprender cómo funciona y hay auténtica especulación, pero son robots y la relación con ellos es muy cómoda. Lo único que tienes que mediar es cuando hay un anuncio que no te gusta, quitarlo y ya está. Cuando hay Brand Content sí, se trabaja con ellos y somos muy estrictos con esa línea editorial. Si tenemos que dejar caer una campaña, la dejamos caer.

¿Diríais que no a alguna marca?
No nos lo hemos planteado pero bueno, si viniera Repsol o Endesa… No, creo que no diríamos que no a ninguna marca. Por ejemplo, hemos anunciado a Coca Cola -Aquarius-, esto no quiere decir que tú anuncies a Coca Cola y hagas otra noticia como medio donde te rías de una situación que le resulte incómoda a Coca Cola. Y si la marca decide retirar su publicidad en el soporte es muy libre evidentemente. Esto es lo que debería ocurrir en cualquier medio humorístico y periodístico, aunque no se haga.

Me llama la atención cómo tratáis a Rajoy. Un recurso que utilizáis a menudo es imitar su registro, exagerando hasta el absurdo esa imagen que da en ocasiones de “inocente”, de “tontorrón”. ¿Hay sátira aquí, hay afán de denuncia, o es simplemente un gag más?
El problema de Rajoy [risas] es que nos hace muchísima gracia. Xavi y yo teníamos una sección en Cadena Ser -donde, por cierto, Rubalcaba llamaba cada dos por tres para decir ‘esto sí, esto no’- de filosofía y humor en la que la premisa era poner cortes de Rajoy para explicar filosofía. Eso nos ha obligado a escuchar horas, muchas horas a Rajoy. Lo conocemos muy bien, sabemos de primera mano que es mala persona. Es una cuestión de escucharle en entrevistas donde él tiene la guardia baja, especialmente antes de ser presidente, que no estaba tan expuesto. Es mala gente y lo tenemos muy calado, pero es cierto que su postura de señor mayor hace que sea perfecto para el humor. Zapatero era un poco más informal pero Rajoy es el profesor mayor del instituto. Lo único que tienes que hacer es ponerlo en contextos cotidianos y él mismo ya hace gracia. Es cierto que quizá con él tendemos a hacer un humor más simpático que ir a hacer sangre, que es lo que se merecería.

¿Cuánto de ideología tiene el humor?
En nuestro caso intentamos que poca. Intentamos no editorializar, nuestro objetivo siempre es entretener. De vez en cuando hay algún suceso de actualidad que quieres denunciar y si se te ocurre algo lo suficientemente gracioso, lo publicas. Si hay algo en lo que estamos de acuerdo ideológicamente pero no hace gracia, no lo vamos a publicar. Una cosa muy saludable es hacer humor de tus propias creencias. Es un ejercicio que cualquier humorista debería practicar. Yo soy un ecologista convencido y hago humor de lo patético que es reciclar los envases de los yogures.
|Jesús Aparicio

¿Hay algo que siempre hayáis querido hacer y que no hayáis hecho porque no case con las características de la publicación? Algo muy salvaje, por ejemplo.
No. Bueno, hace poco queríamos publicar la noticia de ‘Los pasajeros de Germanwings murieron por culpa del síndrome de la clase turista’ pero pensamos que no era lo suficientemente gracioso como para hacerlo. Si tú estás discutiendo con tu novio y si te ocurre una gracieta, si es lo suficiente graciosa vas a salvar la situación, te vas a reír y probablemente paréis de discutir. Pero si no es lo suficientemente graciosa, te la vas a callar. Pues igual. El límite del humor está en la risa. Es un acto social. Si hay algún suceso dramático como el 11S o el 11M y se te ocurre un chiste, más vale que te haga reír porque pone en juego tu talento como humorista. No hace falta forzarlo. Hay mucha gente, en Twitter especialmente, donde todo el mundo parece ser humorista, que no lo entienden. No es censura, es una cuestión de que si eres humorista tienes que hacer reír y si no, valóralo.

Háblame de ‘Alá es la polla’, vuestra respuesta al atentado de Charlie Hebdo. Fuisteis casi los únicos que contestasteis con humor puro y duro a un ataque tan brutal a la libertad de expresión.
El titular es desafortunado… Y no, hubo más gente en Twitter que trató el tema con humor pero bueno, como medio sí creo que fuimos los únicos. The Onion lo hizo también obviamente. Pero es que a mí me impresionó mucho, como profesional no podía darle la espalda a gente que había muerto haciendo lo que estaba haciendo en ese mismo momento, sólo que yo trabajo en mi casa, no en una oficina. Esa noticia es humor porque el punto de vista es humorístico, pero es más bonita que graciosa. El problema de esa noticia es que incluye la palabra polla en el titular. Hubiese sido exactamente igual de buena si hubiera dicho ‘Alá es la hostia’. Sobre todo porque la noticia fue muy traducida en inglés, corrió mucho internacionalmente y es desafortunado porque la tradujeron como ‘Alá is a dick’ y no es lo mismo. Cuando en realidad lo que quiere decir es ‘Alá es la hostia de guay’. Se perdía el juego de palabras. Claro, al final escribes como hablas y yo soy muy mal hablado. Aún así, defiendo a muerte ese artículo, creo que es lo mejor que he hecho en el último año.

¿Qué opinas de las detenciones hechas por escribir en Twitter? Como el caso de Facu Díaz.
Eso es terrible, vamos. Nadie con dos dedos de frente puede defenderlo. El caso de Facu Díaz, el de Mancuso que es otro usuario de Twitter e hizo chanza sobre la gente que había fallecido en el accidente… Bueno, qué coño accidente, ¿atentado? No sé cómo llamarlo…, en el suceso de Germanwings. Detener a alguien porque hace un humor muy escabroso o porque directamente ofende siempre es discutible. Lo que no puede ser es que lleguemos a un punto en el que tengas que poner ‘parodia’ en tu cuenta de Twitter. También creo que es un problema de la red social porque no queda claro el humor, en cualquier artículo de EMT siempre hay algo que lo deja muy claro, aparte del contexto de la web.

¿Cómo es tu relación con Xavi? Tiene que haber una compenetración fuera de lo común para, tras varios años de El Mundo Today, seguir en la cresta de la ola.
Bueno, no llevamos en la cresta de la ola tanto tiempo. Nos conocimos hace quince años, estudiamos juntos filosofía y trabajamos a distancia desde el principio, él en Madrid y yo aquí en Barcelona. Trabajamos por chat. Xavi es más ingenioso que yo, también es mejor humorista y genera más titulares, de modo que yo desarrollo muchas ideas suyas. La compenetración es total. La relación obviamente es muy buena pero sobre todo es que entendemos cómo piensa el otro y así, la dirección es bicéfala. No hay ninguno por encima del otro, sólo llegamos a discutir con temas de tipo empresarial más que por contenido. Y eso está bien, primero porque indica que se nos da mal y segundo, que en lo importante, la línea editorial, el tipo de humor, raramente estamos en desacuerdo.

¿Y cómo es el Kike García fuera de las gracias? ¿Cuáles son tus inquietudes? ¿Influyen a la hora de escribir en EMT?
No me considero en absoluto gracioso, ni siquiera al escribir. Al escribir soy un profesional y sé qué mecanismos hacen gracia pero no soy una persona excesivamente ingeniosa. Y de hecho, no voy a decir que sufro al escribir ni mucho menos, pero no lo disfruto. Acumulo ideas, me quedo con las mejores y monto el texto de la mejor manera posible. Pero no es una fiesta trabajar en EMT y no soy una fiesta fuera de él. Soy una persona bastante aburrida y esto es común en la mayoría de humoristas que conozco. La mayoría son gente taciturna -bueno, hay de todo obviamente-, seria y no especialmente divertida con la que hablar.

Y mis inquietudes algo influyen. El Mundo Today no deja de ser una cosa muy personal y a mí por ejemplo, me flipa la banalidad. En el sentido de lo inútil que es todo. Una noticia que me gusta mucho que escribí este verano es ‘Se enamora perdidamente de una chica que morirá algúndía’. Y a mí este tipo de cosas me hacen mucha gracia: todos los esfuerzos que ponemos en cosas que no tienen ninguna importancia a nivel cósmico. Tus obsesiones, claro, están ahí pero de manera más o menos sutiles.

¿Qué tal el formato televisivo?
Bueno, estamos empezando a colaborar en El último mono en La Sexta y lo que hacemos es un formato súper chiquitín, 3-4 minutos que probablemente vayan creciendo, con batería de titulares. En realidad no es nada nuevo, ya empecé a hacer vídeos en la web de manera personal porque me apetecía hacerlo, con cero medios, con una cámara de fotos en el mejor de los casos y generalmente grabando con el Iphone. Y lo que hacemos para la tele es algo parecido pero mejor vestidos y con un poquito más de presupuesto. Y con Juanra Bonet que es amigo de la casa. Se acercó a nosotros precisamente para llevarnos a la tele, y le hemos ido frenando las ansias porque no nos apetecía hasta ahora.

¿Y a ti de verdad te hace gracia el tipo de humor que hacen en El último mono?
[Se descojona] No lo he visto. Vi un poco el primero. Había un par de buenos chistes pero en general me pareció más él explicando la propuesta. Más allá de ahí es que no lo he visto, no tengo tele porque el casero no me la quiere sintonizar. Me he limitado a ver por el móvil nuestras intervenciones y no el resto del programa. 

Bueno, por último y pregunta obligada, ¿cómo te llevas con Pitingo?
No me llevo. De hecho, con quien me llevo mal aunque él no lo sabe es con Alejandro Sanz. Le tengo una ojeriza más allá de lo razonable. No hago bromas con él en EMT por no darle publicidad, lo cual es ridículo. Creo que es el culpable del mal estado musical del país. Y Pitingo, a quien no conocía pero Xavi sí -quien escribió la noticia conflictiva- lo busqué en Spotify la semana pasada y es terrible lo que hace. Pero más allá de eso, a nivel personal, bien, somos amigos.

[Entrevista por Javier Martínez y M. Granados]

1 comentarios:

  1. Pues está de puta madre... pero por qué ponéis una foto del Ché?

    ResponderEliminar

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad