El guardia civil que votaría a Franco

-¿Podemos por qué dirías tú que es ultraizquierda?
Tras unos segundos de silencioso shock, responde:
-¿Te enseño quince mil vídeos de Pablo Iglesias? ¿Te los enseño?

Insisto en por qué lo de la ultraizquierda. Insiste en los vídeos, se escuda en que él no es "de derechas a muerte". No quieren arreglar el país, quieren demacrarlo. No se lo ha dicho nadie, simplemente él no es tonto y se da cuenta de esas cosas. Pero en las europeas estaba a favor del partido de Iglesias. Él quería ayudar a la nación, quería "acabar con la mierda de PP y PSOE". Ya luego se leyó el programa y no.

Mi colega me avisa que se ve la grabadora en el móvil y me lo quita de las manos. Se ponen a discutir de banderas y Venezuela. Sabemos dónde pinchar. Me dan a probar una cerveza de 14 grados los amigos del ilustrado. 2 euros y medio. No me cobran el trago. Se me nubla las ideas pero veo en la barra a quien yo estaba buscando.
Ruido y otra cerveza. Me coloco al lado de un tío como yo de alto, pero bastante más corpulento. También dice que a él las coletas no.

-Cuando vemos a la mujeres con el pelo corto y a los hombres con el pelo largo, el sistema empieza a fallar.

Se llama Álvaro. No creo que tenga mucha más edad que yo. Menos de 25. Empieza a hacer pases de pecho y a enorgullecerse de su país y de sus jugadores de fútbol delante de un belga que habla nuestro idioma a la perfección. En un momento de la noche me dio la sensación de amenazarlo por lo que ponía en su pasaporte. "Tengo mi familia de sangre y mi familia de amigos". Sigue con el vacile al belga y este, claro, se va. Entona el Que Viva España. Yo le hablo de mis colegas del barrio y el grita "¡qué viva España, cojones!". A la hora de follar le da un poco más igual la nacionalidad. Le tira los tejos a Ashley, que pasaba por allí sin saber a qué venía tanto vocerío. También se va. Mis amigos son sus amigos, por eso al que dejé hablando de banderitas se suma a la conversación. Se cabrea cuando le dice que va a votar al PP o a UPyD, porque son unos traidores liberadores de etarras. Algo se le cambia en el rostro. La cara se le alegra cuando yo le confieso que lo haré a Fuerza Nueva, que mi círculo cercano siempre los hemos apoyado. "Me emociona, me emociona".

Da igual el Parlamento, "uno tiene que defender sus ideas". Nos confiesa que es guardia civil. Con gestos deja entender que le aplastaría la cabeza a cualquiera que tuviese relación con un terrorista vasco. "Cualquier español tendría que tener esta reacción", le digo. Asiente y me da un abrazo. De padre, abuelo y bisabuelo guardia civiles. Respeta todo tipo de ideología, aunque no comparte. "Me viene un tío con la coleta larga, y le invito a un cubata, pero no lo comparto"El otro día estuvo aquí Pablo Iglesias gritando viva la Guardia Civil. Se muerde el puño y afirma sin parar de moverse "me cago en su puta madre".

"Dame un poquito de eso que bebes, ¿no?". Me da un trago. Tomo tres. Rosa Díez le parece que es una tía con las ideas claras, pero no la ve, no la ve, no la ve. Se puede desvirtuar, según él. Se marea al pensar en un catalán gobernando en Andalucía. Se emociona al oír hablar de la Rojigualda y del himno. Aparecen varios compañeros suyos que van a sacar dinero.

"Meto tiros como oiga escuchar separación de España". A un amigo se le murió el padre hace un mes. Álvaro lo metió en las filas, porque como él dice, su familia por suerte siempre ha estado vinculada a las fuerzas armadas. Vuelve el belga de antes y lo increpa a gritar viva España. No se le puede mentar a Piqué ni a Víctor Valdés jugando en la Roja. Mi amigo intenta explicarle que si menospreciamos a los catalanes, menospreciamos a una parte de españoles. “Lo comparto, lo comparto”. Se sienta en claro de gesto de no compartirlo tanto. 

Tengo cara de votar a Podemos, suelta mi compañero.
A mí un amigo mío me dice que tengo cara de votar a Podemos y le meto un cate - dice el civil.
No porque lo conozco de hace muchos años - le contesto yo.

Me equivoco de nombre y lo llamo Ángel. Le da igual mientras no le llame Pablo. Volvemos al tema elecciones y al voto. Respeta a quien defienda sus ideas, sean de izquierdas o de derechas.
¿Pero eso de somos de derechas y de izquierda y nos compadreamos? Negativo, negativo

Llega el de Ciudadanos y sus colegas votantes de Podemos.
Comunismo no, ¡ENE-O! Probadlo si queréis, probadlo, probadlo. A ver si no os meto un par de tiros a cada uno. Tú, a ti te conozco Teo. - Se lo toma como una amenaza seria.
Entra en escena alguien que no recuerdo. Me trae otra cerveza. De primeras llega diciendo que la alternativa no es votar a CiU. Lo ha confundido con los naranjas catalanes-.
Como ahora digas Otegui te reviento - dice el Álvaro.
Lo convenzo para que guarde las formas, que luego los periódicos nos llaman radicales. Parece que lo entiende. Me da la razón.

Yo te digo la verdad. Si pudiese votar a Franco lo votaba, pero como no puedo votar a Franco pues voy a votar a Vox - mi amigo lo intenta convencer que para eso mejor votar al PP que puede ganar. No se entera que a Álvaro le da igual quien gane, que antes van sus ideas.

- A mí me corre rojo y gualda, y cuando empieza el ‘moraito’ a bailar…  - vuelve a morderse el puño.

Llegan los amigos del Guardia Civil. Nos marchamos. Lo dejamos hablando y bebiendo entre camaradas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad