Carlos Tena: ''Al que no es de derechas reaccionario ya le llaman progre''

|Larepública.es
Bob Marley no deja de tocarse el pelo. Está sentado en el escalón que conduce a un apartamento junto a dos periodistas en Ibiza. Es verano del 78. A su izquierda está Ángel Casas y a su derecha Carlos Tena en una entrevista para TVE. Es Tena quien nos coge el teléfono y avisa que una vez empieza a hablar es difícil pararle, pide que le interrumpa cuando sea necesario. La conversación -cercana a la hora- se cierra versando sobre la plataforma en red en la que más conviene publicar la web, también con trenzas dibujadas sobre el papel en el que tengo un esquema de las preguntas. El periodista musical habla de cómo fue la entrevista al icono jamaicano o sus dos encuentros con Springsteen; de los porqués políticos, o la censura del PSOE en la Transición, “superior a la de Alianza Popular y lo que había sido el Franquismo”.


Hábleme de cuando deja de emitirse el programa Caja de Ritmos, que dirigía, por la emisión de la canción “Me gusta ser una zorra”, de Las Vulpes.
La información más exacta fue la que dio El País. El asunto fue que hubo una denuncia ante un juez en Madrid en el Juzgado número 21, creo recordar. Y se interpuso la querella criminal por escándalo público por orden del fiscal general del Estado, Luis Burón Barba. Pedían cinco años de cárcel y diez de inhabilitación a mí y a Las Vulpess. A mí como transmisor de la canción y a ellas como intérpretes. Pero yo ya sabía que en el Código Penal el artículo del escándalo público iba a ser derogado, aunque habían pasado muchos años ya y el PSOE estaba muy remiso a cumplir la Transición.
Fueron unos años en los que había que testear desde los medios y yo siempre he utilizado los medios para ver cómo está la sociedad. La mejor manera de saber es provocar y vi que la cosa andaba muy franquista todavía. 

Anteriormente había tenido también problemas de censura…
Yo desde que empecé en la radio en el 66 he tenido siempre multas, sanciones de empleo y de sueldo porque no me gustaba encubrirme. Hacía lo posible para que fueran multas no muy gordas para evitar la cárcel evidentemente. Pero, vamos, los medios hay que utilizarlos sobre todo para eso: saber cómo es la sociedad. Y la sociedad pues es un reflejo del gobierno y yo en la música decía vamos a ver qué hacer aquí. Diego Manrique que trabajaba conmigo, era quien me decía hay un grupo que he visto que es tal. Yo desconocía totalmente Las Vulpess porque me interesaba más lo que era el rock radical vasco. Para mí las punkis me parecieron muy graciosas, eran cuatro chavalas, tres de ellas vírgenes, o sea que no te digo más.

Tendrían entre 17 y 21 años.
18 años, 19 años… Vi aquella versión del “I wanna be your dog” que no la conocía y me pareció graciosa. Lo más tremendo es que el Diego Manrique que es muy pusilánime cuando salió todo el asunto ni me llamó. Yo había trabajado con Diego en el Popgrama y aunque nos respetamos mucho, no nos queremos demasiado.

Captura televisiva del Popgrama con Carlos Tena y Diego
Manrique (a la izquierda). |RTVE.
He leído que Manrique no entendió cuando se fue a Cuba.
Sí, bueno. Él es un facha de cojones y yo se lo decía. Se te nota que eres burgalés hasta lo facha que eres, le decía. Es uno de los mejores críticos del país sin duda. Y yo le admiro mucho. Diego y yo nos seguimos. El otro día hizo una entrevista en el Jot Down donde le preguntaban…

Sobre tu giro castrista…
Me hizo mucha gracia porque estás dando un giro desde el año 67 que fue cuando empecé a hablar de Fidel en la radio. Me acuerdo que una revista que se llamaba Mundo Joven, ya entonces me preguntaban cuáles eran mis líderes políticos y yo decía Mao Tse Tung y Fidel Castro.  ¿El giro, no? [se ríe] Pero claro, los chavales de Jot Down que lo hacen bastante bien están escorados…

Hay quien dice que son de derechas.
Están en esa tendencia de seudoprogresismo que hay en la Ser, Huffigton Post y compañía. Es la parte, digámoslo, progre de la derecha neoliberal. Son profesionales, pero tiran para lo que todos conocemos.

También ha estado como jurado en programas como Lluvia de Estrellas, con Padilla y Osborne. 
Eso fue en el año 93. Porque los del PSOE me dejaron sin hacer nada y un chaval de Barcelona, de La Trinca, me dijo “vamos a hacer un programa que es una mierda, pero por lo menos podrás comer”. Es como aquello que dijo un día Luis Buñuel al preguntarle sobre qué cine hacía y respondió que había hecho el cine que había querido y cine para comer. Yo no soy Buñuel evidentemente, pero me quedé sin trabajo y lo primero que tenía que hacer era pagar el piso. Estuve allí en la Lluvia de estrellas, y me invitaron también al programa Moros y Cristianos dos o tres veces. Aquello era un teatro absoluto, como el teatro de la Sexta hoy en día cuando te presentan al Pablo Iglesias con Inda y Rojo. Lo mismo, pero en otra vertiente.

También me acuerdo cuando Manrique me llamó de todo por hacer aquello y le dije que algo tenía que hacer para vivir. Me hizo gracia porque a los directivos de la empresa les dije por qué no invitáis a Diego a que venga al jurado. Me preguntaron si creía que iría y les dije que le ofrecieran cien mil, verás cómo viene (risas). Inmediatamente, le dijeron que le iban a dar cien mil y se vino cuatro veces al programa. Este era un programa que no es criminal, es una gilipollez. A Bertín Osborne yo lo había puesto a parir siempre en la radio y el día que me conoce, me da la mano y me dice “joder, el tío que más verde me ha puesto”. Y el día que conoció a Diego igual. “Aquí vienen todos mis enemigos”, decía Bertín Osborne.

Carlos Tena durante una
entrevista. |Diario Gara.
Vivió los tiempos de la movida. ¿La movida fue algo más impostado contra de lo que podía ser el Rock Radical Vasco?
Hombre,  claro. Es que la movida vasca no tenía nada que ver con la madrileña. Yo me acuerdo que hice un festival en la Plaza Mayor de Madrid encargado por la Caja de ahorros de Madrid que todavía no era Caja Madrid en el año 81,82. Me llevé a Paraíso, a Radio Futura y armamos un cristo en la plaza. Lo que ocurre es que el rock duro había quedado algo obsoleto.

La Movida era no saber qué hacer, pero sobre todo una mezcla de profesiones, de estilos y de ideas (desde creadores de comic a cineastas a diseñadores y modelos). Algo de lo que podía tener bueno la movida era la espontaneidad y la ingenuidad que había. Por ejemplo, German Copinni -de Siniestro Total- me parecía un chaval muy muy tímido, y luego resultó ser el más rojo del mundo. Me quedé de piedra cuando murió. De la Movida se habla muchísimo, pero evidentemente ni tanto ni tan calvo. Han quedado canciones, mucha propaganda y sí que pasó algo.

Como periodista musical, ¿ha estado en alguno de esos viajes que pagan los promotores?
Sí. A mí me invitaron a Londres en 1970. Me sorprendió mucho, tenía 25 años. Yo estaba en una radio del Ministerio de Cultura, entonces de Información, y ponía discos de toda la gente que me gustaba: Lluis Llach, Bob Dylan, Tom Paxton… Recibí una llamada de un tío que me preguntó por qué había puesto un disco que no estaba publicado de Santana y me decía que el director de la CBS se preguntaba cómo había conseguido yo el disco. Aquello era porque un amigo - que era piloto y venía de Estados Unidos- me traía lo último y yo lo ponía inmediatamente. La España de aquellos tiempos era más que de pandereta y los discos se estrenaban a los seis meses de salir en EEUU, Gran Bretaña o donde fuera.  Total, me dijeron que iba a ir a Londres a  ver a Dylan, a Jonny Winter, a Santana… entonces escribía en la revista Discobolo. Allí me fui con una redactora, Mercedes Arancibia, de Mondo Joven, y con José María Iñigo. Fue en el Royal Albert Hall, viendo a grupos como It’s a Beautiful Day que no hubiéramos imaginado ver, y además hablando con ellos.

Escribió que se arrepentía de no haber podido sacar una mejor entrevista a Bob Marley, cuando estuvo en Ibiza (1987).
Fue una locura. La peor entrevista del mundo. Lo malo de la entrevista fue que el hombre como tampoco hablaba un inglés muy fluido, sino patois, y sobre todo que se había fumado tres petardos antes de la entrevista.

Cuando llegamos Ángel Casas y yo le pregunté por la persecución en la que le habían pegado un tiro y me dijo que no le había pasado nada. Y ya cuando las cámaras dejaron de grabar y nos íbamos de aquella finca me dice “mira qué balazo me pegaron en un follón que tuve con la policía”. En 2005 volví a Jamaica a ver a Rita Marley y me decían que de esa entrevista se habló mucho porque no entendían nada, que Bob Marley contestaba una cosa cuando tú preguntabas otra. También decían que a Marley le había hecho mucha ilusión porque ni sabía que era España, él estaba en una isla llena de alemanes e ingleses [se ríe].

En una entrevista en 2009 habla de que el PSOE no era ni socialista ni obrero. El grupo de rap Los Chikos del Maíz dice en una canción que entreguen la S y la O de sus siglas.
Ahora el Nega sin embargo se ha hecho muy amigo del Pablito Iglesias. Yo con Podemos no tengo mucha buena relación porque como hay mucha gente del PSOE… Después del 15M en Madrid, cuando era ministro Rubalcaba, se decidió no meterse con esos chavales porque había hijos de grandes figuras del PSOE. De esto, te digo que el Nega me parece un tío majo y coherente.

Respecto a la política del PSOE yo la viví de cerca en TVE. Desarrolló una censura superior a la de Alianza Popular y lo que había sido el Franquismo. Me acuerdo que el director de RNE tras encargarme un programa (desde las cinco y media de la tarde hasta las ocho) me decía que él sabía que yo no era franquista, pero como sus hijos decían que la radio que hacía estaba muy bien y la música es muy buena que siguiera.

Supongo que la cultura es donde más puede esquivar en cierto modo una censura…
Sí… lo malo es que quien llega en 1982 del PSOE son los falangistas: Eduardo Sotillos, Fernando Delgado, Diego Carcedo. Toda la gente que luego me censuró a lo largo de mis años en la radio y la televisión era la misma que durante el Franquismo me decía que qué me había hecho Franco y porqué me metía con él. Me acuerdo de un tío que me dijo Carlos, han publicado una cosa tuya en Wikipedia y al meterme faltaban mil cosas. Entonces un amigo mío, Carlos Martínez -de Radio León- me dijo que le diera datos sobre las censuras y multas que había tenido de ellos, también de María Antonia Iglesias que vetó mi presencia en un telediario como responsable de la cultura. Lo introdujo en Wikipedia, pero todo eso lo borraron. La Wikipedia en España la maneja el PSOE, así como te digo.

En la entrevista a Manrique en Jot Down los entrevistadores decían que “la gran ironía es que Castro prohibió en su tiempo todos los discos con los que Tena se había formado en los 60”.
(Se ríe) A Manrique le jodió que yo denuncié a Mauricio Vicent [ex corresponsal en Cuba] que también era amigo mío y lo único que hacía era seguir lo que le decía El País. Yo le decía a Mauricio: “El día que te quiten el carné de periodista en Cuba lo celebraré”. Se lo quitaron y me alegré. Diego Manrique me dijo que yo era poco defensor del periodismo. Yo sí soy defensor del periodismo, pero no de las mentiras de Vicent. Lo que yo aprendí en la facultad era rigor, veracidad y contraste. Yo a Cuba la puedo criticar y desde dentro lo he hecho sin problemas, y en la oficina de Música y Poesía Latinoamericana donde estaba se criticaba la revolución sin problema ninguno. Luego, el rollo del mercenarismo… Mauricio era el que escribía para Joani Sánchez, yo les veía a él y al de El Mundo, que vivían genial. Veía aquello y decía: es alucinante, Cuba debe ser es el país único donde la gente que vive mejor es la que más protesta.

Cuba y Venezuela son dos de los países de América Latina con más cobertura en televisión.
Sí, y ahora Corea del Norte está de moda. El otro día emitieron en la Sexta un reportaje donde salía uno diciendo que los policías norcoreanos te escupen a la cara y te dicen que te tragues el salivazo o te fusilan. Me dio un ataque de risa. Pero claro, la gente pensará “eso lo ha dicho la Sexta”. La Sexta es la cadena más mentirosa del mundo porque juega a progre. Al Wyoming lo conozco desde que era el Gran Wyoming y el Reverendo y sé de qué pie cojea.

El periodista musical en el programa Mapa Sonoro. |RTVE.
Hay quien considera a Wyoming un referente de izquierdas.
Es de risa. Además él dice que no es de izquierdas. Lo que pasa que aquí el que no es de derechas reaccionario ya le llaman progre y es una cosa alucinante. En cualquier caso y en referencia a lo de la cultura como refugio te digo que no lo es tanto. Hay de todo. Incluso los más corrompidos también están en la cultura.

Un ejemplo fue cuando todos los famosos se colgaron el no a la guerra en los Goya; siguió la guerra y se quitaron el cartel. A mí que Almodóvar le diga al ministro de Wert usted no es de la cultura me parece una cosa tonta  que se publica como heroicidad. En el año 73, justo en el golpe de Allende yo estaba en la sede del Partido Comunista en Paris que me había ido con mi 600 y al regreso a Radio Nacional dije “en Chile el fútbol es tan famoso que los estadios están llenos aunque no haya fútbol” refiriéndome a las muertes en el Estadio nacional, entre ellas la de Víctor Jara [más tarde el estadio pasó a tener el nombre del cantautor]. Por decir aquello me suspendieron diez días de empleo y sueldo. Lo que te jugabas en aquella época no tiene comparación con lo que te juegas en absoluto diciendo Wert, usted no es de la cultura. No lo digo por mérito mío, sino por mis compañeros que se jugaban el pellejo también. Al lado de estos presuntos progresistas y rebeldes, es de risa.

¿En qué programa dijiste aquello?
Se llamaba Para vosotros jóvenes, era un programa que llevé y que se heredó de Italia. Yo lo supe por un amigo que viajaba frecuentemente a Italia que me dijo que había un programa con el mismo título allí, Per voi giovani. Los jefes de Radio Nacional eran tan vagos que se pasaban los días buscando los títulos en otras radios europeas. Una de las veces que fui a París hablé con un exiliado que estaba trabajando allí y me enteré también de que uno de los programas más celebres de Radio Nacional, Clásicos Populares, era una copia descarada del programa Classiques populaires de la RTF (Radio Televisión Francesa), dirigido por Antonio Ruiz-Pipó, un pianista español exiliado.

Hábleme de gente que haya entrevistado. Bruce Springsteen, Queen, Bob Marley… ¿Quién fue el que más le llamó la atención?
A Springsteen la primera vez que lo vi fue en noviembre del 75, tres días antes de morirse Franco. Fui a hacer un reportaje para RTVE a Londres junto a García-Pelayo y cuando yo tenía el micrófono ya preparado y a Bruce Springsteen a medio metro para hacerle la entrevista me dan una patada al micrófono. Resultaba que era que la BBC tenía una exclusiva. Nos fuimos de allí jodidos, no sin llamarle hijo de puta en 20 idiomas al que había dado la patada al micro. Más tarde, en el año 79 cuando Bruce toca en Barcelona, me invita la CBS a verle y al llegar al camerino me dice “a ti te conozco yo”. Yo le conté la anécdota de aquel otro encuentro y aquella vez sí que le hice la entrevista para la radio. Era un tío de lo más normal, y muy majo. A los Sex Pistols también los entrevisté, ya sin el Syd Vicious, y nos dijeron que nos iban a insultar y nos llamaron de todo, pero yo evidentemente no entendía los tacos.

¿A Pink Floyd lo entrevistó? Vi su especial en Efe Eme sobre Pink Floyd, pero no he visto entrevista a ellos.
Hablamos con ellos, pero no quisieron entrevista. Estuve con Roger Waters y fue cuando presentaron el Animals. En mi trayectoria he entrevistado a muchos, hay cosas que no hemos emitido o cosas que después de dimisiones se han perdido. Entrevisté a Keith Jarrett, un pianista de jazz muy interesante. Y luego también me ha impresionado entrevistar a Silvio Rodríguez, por ejemplo, o Lluis Llach en la época más jodida

¿Qué me puede decir de Triana?
Triana era un grupo de lo más fresco que ha habido y de lo más único. No me fiaba mucho del rock raíces, conocí a Smash, me cayeron muy bien y fueron el comienzo de todo. Me hizo mucha gracia Julio Matito, esencial en eso que era la fusión del rock -más que con el flamenco- con los ritmos andaluces. “El garrotín” representaba esa simbiosis. Era la España diferente a la del torero y la copla. Respecto a Triana, Jesús [de la Rosa] tenía una vozmuy especial y el cuidado llegaba hasta las portadas tan bien hechas.

¿Y del rock radical vasco a quién destacaría?
A Fermín Muguruza lo primero. Es un tío solidario y tiene la mente abierta a cualquier tipo de música. El rock radikal vasco, y sobre todo Fermín, tiene una particularidad: no les importa bailar para protestar.

Ahí está el “Sarri, sarri”, de Kortatu.
Claro. A mí lo que siempre me preocupaba era que los cantantes y grupos de izquierdas no eran bailables ni alegres. Yo decía está bien protestar, pero no nos vamos a tirar con Quilapayún y Raimon toda la vida… Aquel rock vasco hacía algo más fresco y lúdico. Un poco en la línea de la vertiente de Cuba ya en los 80. Había canciones de protesta a la vez que bailables, y la gente las bailaba siendo revolucionaria o no.

A mí me hizo gracia un comentario de un comunista en Cuba, que me dijo: ¿Oye Carlos, a ti no te gusta Julio Iglesias? [imita el acento cubano]. A mí Julio Iglesias me parece gilipollas, le respondí. Y me contestó: “Chico, pues yo le digo a mi señora que me gusta Julio Iglesias siendo comunista. ¿Soy raro?”. [Risas]. Les da igual que te guste alguien y sea de derechas o de izquierdas porque para ellos la música es algo divertido y algo que tiene un lado bueno. Les importa muy poco la tendencia política de la gente, sea cineasta, sea escultor o cocinero. Yo no he visto un pueblo más tolerante que el cubano.

Aquí parece que Miguel Bosé tiene que hacer campaña siempre por alguien. Ha pasado de la de la ceja a un “Sí se puede”…
Yo creo que muchos no conocen ni hablan la verdad. En Cuba yo he estado seis años, trabajando con ellos, yendo de juerga, no durmiendo mucho, y he conocido cosas curiosas, como que en el trabajo una vez a la semana nos reunimos una hora para hablar del mundo. Allí se critica todo. A mí los cubanos me decían que yo era demasiado revolucionario, y yo me moría de risa. Para el cubano el que no agrede a Cuba es buena gente ya, sea de derechas o de izquierdas.

Por eso, cuando Carlos Carnicero -que es un periodista casado con una cubana, poco sospecho de revolucionario- escribe un artículo diciendo que a Cuba no se le puede decir nada porque son los cubanos quienes tienen que decidir su futuro, publican la carta como si fuera una verdad divina. Ellos valoran más eso que el que alguien que ya es favorable a la revolución y a los movimientos latinoamericanos de liberación diga algo porque está ya muy visto. A mí me decían que no me podía quedar a vivir en Cuba porque para conseguir un trabajo en Cuba tienes que desarrollar una labor que no la pueda hacer un cubano como manera de proteger el empleo en el país.

|Archivo de RTVE.
¿Y cuál fue su labor en Cuba entonces?
Me dijeron que yo tenía un hueco en el Centro Iberoamericano de la Poesía y la Música Tradicional. Era un centro donde se estudiaban todos los ritmos, maneras de rimar, las estrofas, las espinelas, los sonetos... y todo lo que era la música tradicional de Latinoamérica. Gracias a ello viajé por toda la región y me empapé de una música que no era la que había vivido hasta el momento. Imagina, pasar de cuarenta años de pop y de rock a aquello. Me lo pasé como dios. Además que en mi vida he sentido más cerca la democracia. Allí el trabajo es una continuidad de tu casa.

¿Le proporcionaron una casa?
No, no. La casa la tenía que pagar yo. Allí hacerte un favor ni uno. Yo ganaba 15 dólares al mes, y tenía que gastar 400 en una casa de huéspedes. Podría decir que yo me pagué un erasmus a mí mismo, es decir, con los ahorros que había hecho y para eso me sirvió mucho lo de Lluvia de Estrellas [se ríe]. Yo pensé: ¿me voy a gastar en España los ahorros de mi vida? Y dije no, no, estos 40.000 los gastó para Fidel. Luego allí cuando se me agotaba el dinero me dieron una habitación, pero en el año 2009, prácticamente al final. En 2010 al jubilarme tenía que irme de allí, llegó 2010 y tuve que venir a España a otra vez. Me iría para allá, pero si voy tendría que casarme como Willy Toledo [risas].

Ahora impera el discurso que ni de izquierdas ni de derechas.
Os hemos dejado un mundo bastante complicado. Podemos de momento ha conseguido que IU se vaya mierda. También ellos mismos por la falta de coraje y de radicalidad a la hora de los planteamientos sumado a la corrupción interna. Parece que Podemos va a llegar a las tres citas electorales con una pátina de presunta honestidad que va a ser la bomba. A mí no me extrañaría que pasara a ser el segundo más votado. La raíz viene de lo que aceptó IU al entrar en el Parlamento Andaluz, me lo contaron en una actividad sobre solidaridad en Málaga en la que estaba loco de IU que está en la Junta… siempre olvido su nombre. ¿Cómo era?

¿Valderas?
Sí, Diego Valderas. Pues le dije que lo primero que tenían que explicar era porqué aceptaron por parte de Griñán que la televisión pública andaluza no se toca. ¿Por qué? Porque las televisiones que están sirviendo en Canal Sur son las de Tintero, la de Juan y Medio, la de Paco Cervantes…. una serie de ladrones que están enquistados. Él me dijo “no, Carlos, eso no es así”. Y de aquellos barros vinieron estos lodos.

Anguita lo intentó una coalición de izquierdas con el Frente Cívico y aquello sirvió  ideas para Podemos.
Sí, Anguita ha puesto ya su mano en el fuego por Podemos. Yo creo que Anguita tiene una ingenuidad algo inherente a su carácter desde hace mucho tiempo. Yo le conocí cuando era alcalde en Córdoba, hablé con él cuando le hicieron secretario del Partido Comunista en Madrid también y le vi una persona muy idealista, pero que se cree todo. Yo que conozco a la gente que digamos ha estado en la facultad con Iglesias, Monedero y compañía, sé de la parte más siniestra: Santiago Alba Rico, Luis Alegre, Carlos Fernández Liria… gente de Izquierda Anticapitalista, que yo los llamo de Izquierda Anticomunista. 

1 comentarios:

  1. Los que nacimos en la década de los 60 le debemos mucho a Carlos Tena. Gracias por esta interesante entrevista.

    ResponderEliminar

 

Nuestro timeline

Resaca en Facebook

Recibe Resaca en tu email

Publicidad